jueves, 31 de marzo de 2011

Medidas de las autoescuelas para ahorrar más combustible que con el “110”



Si algo bueno tiene el Gobierno de Zapatero es que no da opción a que nadie se aburra. ¿Se acuerdan de la rebaja en la limitación de velocidad a 110 km/h.? Bueno... claro que se acuerdan, pero ¿a que parece que haya pasado una eternidad desde entonces? Es lo que tiene despertarse cada día con una mala noticia, ya sea económica, social, política...

Pero volvamos a lo de la limitación. Toda España se quejó. No recuerdo otra medida adoptada por un gobierno que causara tanto rechazo. Y la razón no era otra que la poca repercusión que la limitación podrá tener en el consumo de carburante, principal argumento del Gobierno para adoptarla. Ni los propios Ministros se pusieron de acuerdo en el ahorro que supondría: al principio dijeron que el 15%, luego que el 3%, más tarde que el 1%... en fin, muy poca cosa para tanto alboroto.
Además, prácticamente el 100% de los conductores dimos por supuesto que la medida era una simple excusa para recaudar mucho más en multas


Afortunadamente, existen colectivos con las ideas mucho más claras en cuanto al ahorro en el consumo de combustibles. La propuesta de la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) no puede tener más sentido común: proponen cambiar algunos aspectos del temario del examen de conducir para que desde las autoescuelas puedan enseñar a los alumnos a ahorrar combustible mientras conducen (en el actual código de circulación no están permitidas algunas de estas prácticas). Las autoescuelas estiman que se puede conseguir hasta un ¡20% de ahorro! Bastante más que con lo de los 110, ¿verdad?

Estas medidas caen por su propio peso y todos las conocemos, pero... ¿las llevamos a la práctica? Vamos con ellas. Siempre se puede aprender algo nuevo:

-Al arrancar no pisar nunca el pedal del acelerador, iniciar la marcha apenas arranque el vehículo (el cinturón, la radio y mirar el espejito... antes de arrancar) y hacerlo siempre en primera velocidad.

-Cambiar a segunda apenas transcurridos dos segundos o unos cinco o seis metros; a tercera cuando se llega a 30 km/h; a cuarta a 40; a quinta a 50 y a sexta a 60 (recuerde: no hace falta sacar los pistones por el tubo de escape para cambiar de marcha). Para que nos hagamos una idea: se debe cambiar a una marcha superior cuando el motor alcanza las 2.000 revoluciones en un motor gasolina o 1.500 en uno diesel.


-Siempre es preferible utilizar marchas largas. Incluso cuesta arriba se consume menos con una marcha larga y el acelerador pisado hasta el fondo que una más corta pisándolo sólo hasta la mitad. En ciudad, siempre que las condiciones lo permitan, ahorraremos circulando en cuarta o en quinta.

-Al ralentí un vehículo medio consume 0,7 litros por hora. Si estamos detenidos en un semáforo o una retención y vamos a tardar más de un minuto en ponernos en marcha, es preferible parar el motor. Y al estacionar, cuando hayamos completado la maniobra, detener de inmediato el motor.

-A la hora de detenernos, soltar el pedal del acelerador de inmediato (hay quien lo deja a medio apretar) dejando la marcha engranada: el vehículo consume 0 hasta que se detiene totalmente.


-Loa neumáticos deben llevar siempre la presión recomendada por el fabricante del vehículo. Para ello, debemos comprobar la presión una vez al mes (siempre en frío).

-Evitar pesos innecesarios: fuera trastos del maletero. Si no tenemos que utilizarlas, fuera bacas, portaesquís o portabicicletas.

-Es preferible utilizar el aire acondicionado en carretera y abrir las ventanillas en ciudad.

Y para finalizar, la más importante de todas: evitar acelerones y frenazos bruscos.

Han presentado la propuesta del cambio en el temario en la Dirección General de Tráfico y esperan que la respuesta del organismo sea positiva.


De todas formas, han editado un millón de folletos, que repartirán en autoescuelas, gasolineras y talleres de reparación, para que todos los conductores, noveles o veteranos, adopten estos consejos y ahorren combustible.

Síganlos; no por complacer a Zapatero, sino por aliviar nuestros maltrechos bolsillos porque, mucho me temo, el precio de la gasolina continuará por las nubes durante bastante tiempo.

lunes, 28 de marzo de 2011

Conozca cómo inflan sus currículos nuestros políticos



Hagamos un poco de memoria: hace unas semanas se descubrió que el Ministro de Defensa de Alemania, Karl Theodor zu Guttenberg, había plagiado su tesis doctoral. Concretamente, la tesis de Guttenberg, de 407 páginas, llevaba 270, el 68,7%, copiadas de otros trabajos.

Aunque en un primer momento el Ministro alemán intentó restarle importancia al asunto, las duras críticas de la comunidad universitaria y de la oposición socialdemócrata consiguieron que Guttenberg primero renunciara a su doctorado y, finalmente, presentara su dimisión como Ministro a la Canciller Ángela Merkel. Y no crean que Guttenberg era un ministro del montón, ya que en algunos círculos políticos era considerado posible sucesor de la Canciller.
¿Sucedería lo mismo en España? (Ya se que muchos estarán sonriendo)

Hace ya un tiempo, publicábamos un post en el que comparábamos los currículos de algunos de nuestros más conocidos ministros con sus homólogos franceses, italianos y portugueses. Los nuestros no salían muy favorecidos precisamente. Pero lo más sangrante es que esos escasos historiales académicos y profesionales la mayoría de las veces están, por decirlo suave y sin querer herir, “inflados”. Y no sólo los de los ministros. Vamos con algunos ejemplos:

- José Blanco, Ministro de Fomento. Él fue el inventor; el primero que usó la frase “tiene estudios en...”. La única mención académica que aparece en su currículo es “tiene estudios en Derecho”. Desgraciadamente para él, no puede ampliar este historial sin mentir.


- Bernat Soria, ex ministro de Sanidad. En su blog electoral afirmaba que fue decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia, y que participó en investigaciones en Alemania y Singapur. Nunca lo ha podido acreditar.

- Francesc Vendrell, ex número dos del PP catalán. Afirmaba ser teólogo, pero nunca pudo demostrar que su paso por el seminario llegara tan lejos.


- Trinidad Jiménez, Ministra de Asuntos Exteriores. En su currículo aparece la frase "ha residido en Camerún, Israel o Guinea Ecuatorial" que no es otra cosa que una variante del “tiene estudios en...”. La realidad es que esas estancias se debieron a su matrimonio con un diplomático, del que se divorció en 1995. Por cierto, tienen bastante cuidado en no mencionar que Jiménez suspendió hasta en dos ocasiones las oposiciones de la carrera diplomática. Ahora, siendo Ministra del ramo, ya no le hace falta, claro.

- Joana Ortega. Actual vicepresidenta del Gobierno de la Generalidad por CiU. Afirmaba en su currículo que era psicóloga, pero se le olvidó un detalle: no había terminado la carrera.


- Carmen Chacón, Ministra de Defensa. En la campaña electoral de las últimas generales afirmaba tener un doctorado. La realidad es que asistió a un curso de doctorado, pero ni siquiera llegó a redactar una tesis (o sea, no disimuló plagiando otra, tal como hizo el ex Ministro alemán).

- Patxi López, Lehendakari Vasco. Filtró datos a la agencia EFE en los que se decía que era ingeniero industrial. Realmente no llegó a terminar la carrera. Hoy en día, en la web del PSE aparece como que "tiene estudios en Ingeniería Industrial". Volvemos a la fórmula mágica.


- José Montilla, ex Presidente de la Generalitat Catalana. Su historial académico resulta bastante escueto: “tiene estudios en económicas”. Otro más.

- Javier Viondi, candidato de IU a la alcaldía de Getafe hasta que se descubrió que no era médico, tal como él afirmaba. ¿Nadie le propuso utilizar el “tiene estudios en...?

- Elena Valenciano, dirigente del PSOE. ¿A qué no lo adivinan? Pues si; y en este caso dos: “tiene estudios en derecho y ciencias políticas”. Copia y mejora al “maestro” Blanco.

¡Qué mala suerte tuvo el señor Guttenberg al nacer en Alemania! Aquí hubiese llegado a lo más alto.

jueves, 24 de marzo de 2011

Zapatero apaleado en un cartel electoral y el mural “boca abajo” del Rey Juan Carlos



Éramos muchos los que lo veíamos venir y parece (ojala no sea así) que vamos a tener unos periodos preelectorales y electorales (tanto este año como el próximo) calentitos… y desagradables.
Le podemos poner mil excusas -crisis económica, guerras, independentismo, desconfianza en la clase política y un largo etcétera- pero está claro que en España reina una crispación política que no es comparable a ningún otro momento democrático, ni siquiera al que desembocó en el fallido golpe de estado del año 1981.

Un claro ejemplo de ello lo encontramos hoy en los medios de comunicación. Coalició Valenciana es el 5º partido político de la Comunidad Valenciana (en número de votos, aunque apenas sumó 17.000 en el año 2007). Al parecer, este año quieren dar “el golpe” y no se les ha ocurrido nada mejor que convocar que convocar una manifestación el 16 de abril en Valencia. Su lema: “contra el Zparo, el catalanismo y la corrupción”. Suponemos que ante el miedo a la falta de asistentes, ¿qué hacer? Nada mejor que crispar un poco: el cartel de la manifestación se titula “en toda la ceja” y en él aparece una caricatura del Presidente Zapatero con un moratón en el ojo, dos cortes sangrantes en la frente y en la mejilla y una cadena de hierro alrededor del cuello.

Según el líder de este partido (no quiero dar su nombre; me niego a proporcionarle la publicidad que persigue) el cartel "es simplemente una alegoría, una expresión gráfica" y que "no es una incitación a la violencia. Cualquier extrapolación de esta caricatura a la realidad física sería inapropiada y exagerada”. Sobran las palabras.

De momento aun no tienen permiso de la Delegación del Gobierno. Curiosamente, el mismo día se celebra otra manifestación, en este caso de izquierdas, reclamando la TV3 en la Comunidad Valenciana, que recientemente ha sido clausurada. ¿Qué se juegan a que la delegación les da el permiso? Ellos también viven de la crispación.


La crispación no es más que el último recurso (y a veces el único) que tienen los políticos mediocres para conseguir unos pocos votos que les lleven a alcanzar la mayor de sus metas en su patética existencia: ostentar un cargo público y vivir a costa del contribuyente. Casi todos utilizan esta burda estratagema, ya estén en el poder o en la oposición, en el gobierno central o en las autonomías, en las grandes ciudades o en los pequeños pueblos. Pocos se libran. Y una vez que ya se ha generalizado… no hay quien la pare.

Todo vale, tertulias radiofónicas o televisivas incendiarias, manifestaciones en contra de la Guerra de Irak o del aborto, nacionalistas de opereta, salvadores de la patria, quemas de banderas o de retratos de los Reyes, titulares exagerados en los periódicos, mítines hitlerianos…

¿Recuerdan que hace unos días publicábamos que en un pueblo de la provincia de Alicante se había autorizado un mural con la imagen del Rey Juan Carlos boca abajo?


Este pueblo se llama Pedreguer y gracias a los votos de tres partidos: BLOC, AIXA y ¡PSOE! y en contra de la opinión del alcalde (en minoría) del PP se acordó pintar un mural para ¿conmemorar? los 300 años de la derrota en la batalla de Almansa (por culpa de esa derrota, los valencianos, al apoyar al perdedor, el Archiduque Carlos de Austria, fueron represaliados por el ganador, Felipe V, perdiendo los fueros de la región). En el mural aparecían tanto Carlos V como Juan Carlos I con la cabeza boca abajo.


Pues bien, apenas pasados dos días de la “gloriosa” pintada, unos “desconocidos” la han desfigurado convirtiéndola en una mancha irreconocible. Estamos totalmente en contra del vandalismo, pero resulta curioso que aquellos que con su mural pretendían ofender a Su Majestad, ahora se sientan ofendidos.

Es lo que se consigue con la crispación. A ver si aprenden el resto de la ¿clase? política española.

martes, 22 de marzo de 2011

“Toda guerra es un fracaso” (Zapatero, marzo 2003)



Después de tres semanas de lo que en el mundo occidental llamaban “revueltas” (realmente era una guerra civil con todas sus letras), varios países europeos, junto con EEUU, se han unido en una alianza (que no es precisamente la de civilizaciones) para defender, según ellos, al indefenso pueblo libio de la ira del dictador Gadafi.

España, de la mano del Presidente Zapatero, ha secundado (casi antes de que se lo pidieran) esta acción y rápidamente ha mandado un contingente de 500 militares para que combatan contra las tropas leales al “tirano” (bueno, según el gobierno, a que “protejan” al pueblo libio).


Apenas pasados tres días, los españoles empiezan a preguntarse en qué se diferencia la operación “Tormenta del desierto” contra Sadam Hussein en Irak de esta “Odisea del amanecer” contra Gadafi en Libia (por cierto, después de que los medios de comunicación se rompieran la cabeza intentando encontrar una explicación al nombre, un militar estadounidense ha aclarado que “Odissey Dawn” no tiene significado alguno; el Pentágono emplea un sistema aleatorio para denominar estas acciones. No hace falta que continúen con sus especulaciones).

Practiquemos el juego de las diferencias para intentar contestar las dudas de los españoles. Empecemos con las declaraciones que Zapatero realizó a raíz de la guerra de Irak:

- "Este es un país de puentes, de acuerdos y de paz. La mejor garantía de la seguridad, ¿sabe cuál es, señor Aznar? La paz, no la guerra". (Febrero de 2003).
- “Mi idea de España es la de un país (...) defensor de la paz y la solución multilateral de los conflictos. (...) Seguiremos trabajando por una Europa que promueva la paz". (Discurso de investidura de 2008).
- "Espero que (Irak) sirva de lección para que nunca más un mundo civilizado ponga en marcha una guerra preventiva, una guerra por si acaso, una guerra con excusas, con mentiras, sin razones". (2004).

¿Y qué dice ahora?:

- España "asume su responsabilidad para proteger al pueblo de Libia, prestar apoyo humanitario y facilitar las aspiraciones de democracia" del pueblo libio. (Marzo 2011).
- "La comunidad internacional no se va a dejar engañar por el régimen libio y va a verificar con todos los medios a su alcance el cumplimiento estricto de la resolución". (Marzo 2011).

Queda bastante clara la primera diferencia entre las dos guerras: Zapatero ha cambiado su forma de pensar en relación a la resolución de los conflictos.


Pero no es el único que ha cambiado:

- "No incrementaremos nuestra presencia en Afganistán si no es en misión de paz humanitaria y sin escuchar el criterio del Parlamento español. El criterio del Gobierno será P.P: paz y parlamento". (José Bono. Junio 2004).
- "Prefiero morir antes que matar". (José Bono. Mayo 2005).
- "Estamos todos juntos en el mundo contra la guerra". (Miguel Sebastián).
- “En el año 2003 tuvo lugar esa ofensiva enloquecida y disparatada contra el Derecho Internacional que fue la Guerra de Irak”. (Juan Fernando López Aguilar).

¿Y qué dicen ahora los miembros del partido en el poder?

- "La situación no es la misma que la de hace ocho años. Hace ocho años, bajo la mentira de las armas de destrucción masiva y sin ninguna modificación del estatus quo, se produjo una guerra de agresión contra Irak destinada a derrocar a Sadam Hussein y a imponer una situación distinta". (Juan Fernando López Aguilar).
- “Nuestras tropas se desplazan con la misión de proteger a la población de Libia frente a los crímenes de un tirano". (Carme Chacón).
- "Como opinión personal le diré que es la de apoyar la acción del Gobierno, de la OTAN y de las Naciones Unidas". (José Bono).
- "Aquí no hay foto de las Azores, sino una resolución de la ONU, ni hay mentiras, sino violación masiva de los derechos humanos". (José Blanco).

La segunda diferencia salta a la vista: los miembros del Gobierno también han cambiado su visión sobre la forma en que se tienen que resolver los conflictos.


Vamos con la tercera: en Libia, el dictador Gadafi oprime a su pueblo, los opositores se levantan en armas y el tirano los reprime usando la fuerza; en Irak, Sadam ejercía de dictador oprimiendo a su pueblo (sobre todo a los chiitas) y aplastaba los movimientos independentistas kurdos, llegando a usar gas mostaza. La diferencia es clara… los países no se llaman igual.

Durante la Guerra del Golfo, en EEUU mandaba Bush y en España Aznar, ambos de derechas. Ahora mandan Obama y Zapatero, y los dos se autodenominan de izquierdas. Esta diferencia está clara, ¿verdad? Bueno, no tanto: en el Reino Unido mandaba Blair (izquierdas) y ahora lo hace Cameron (derechas). Vale; yo tampoco veo la diferencia.

En Libia hay petróleo y gas; en Irak… también. Bueno, esta la dejamos estar.

Gadafi fue apoyado durante mucho tiempo por los países occidentales y, cuando por algún motivo desconocido (que a todos nos gustaría saber), se ha vuelto inestable a ojos de occidente y ya no interesa mantenerle, le están dejando caer. Valeee… con Sadam pasó lo mismo.

En Libia se apoyan en una resolución de la ONU; en Irak también, aunque entonces Rusia y China tardaron un poco más a la hora de abstenerse en la votación y se empezó la operación sin el “permiso” explicito, que llegó días más tarde.

Al parecer, salvo el cambio de criterio de nuestro Gobierno, no existe ninguna diferencia entre las dos guerras, ¿verdad?


Pues no. Si que existen diferencias: en Irak mandaba un sátrapa que maltrataba a su pueblo, que invadía países vecinos y que se vanagloriaba de tener armas de destrucción masivas (aunque luego se demostrara que fue un farol). Se le quiso eliminar y, poco a poco, se está consiguiendo democratizar el país.
En Libia, aun manda otro sátrapa, al que se le ha sublevado una parte de su pueblo que, en muy pocos días (curioso; ¿les habrán ayudado desde el exterior?), ha organizado un ejército que lucha (con inferioridad manifiesta) contra las fuerzas armadas “oficiales” del país, en una guerra civil en toda regla.

La ONU se ha lanzado de cabeza en apoyo de uno de los bandos contendientes, los “rebeldes” y ha dictado una más que curiosa “exclusión aérea” (¿destruir carros de combate, como hacen los aviones franceses, entra en esta definición?) en toda Libia, que, en realidad, no es más que una carta blanca para que los ejércitos “aliados” intenten acabar con la dictadura de Gadafi. ¿Y si surge un país que quiera apoyar a Gadafi? ¿Montamos la tercera guerra mundial?


La “chapuza” puede ser monumental: ni Rusia, ni China, ni Alemania apoyaron la resolución y las primeras discrepancias entre los aliados ya se empiezan a notar.
El objetivo militar no está claro y, por mucho que lo quieran negar, éste no puede ser otro que acabar con la figura de Gadafi. Para ello tienen que utilizar medios terrestres. ¿Alguien apuesta porque la ONU no dictará otra resolución que los autorice? ¿Y por qué no han empezado por ahí?

Y para acabar, más preguntas: ¿llamarán “asesino” a Zapatero por apoyar una guerra? ¿Le juzgará un tribunal internacional? ¿Se ofrecerán algunos artistas como “escudos humanos” para defender la paz? ¿Desempolvarán las pancartas del “no a la guerra” los sindicatos?

En esto, me temo, también habrá diferencia.

sábado, 19 de marzo de 2011

El mando a distancia que usaría Harry Potter



Ya se que no deja de ser una tontería y que algunos me acusarán de hacer publicidad patrocinada (ya me gustaría a mí vivir de esto), pero es que este cacharrito me parece uno de los artilugios más curiosos y originales que haya salido al mercado en los últimos tiempos.

Acaban de lanzar al mercado español (al parecer en otros países ya lleva cierto tiempo comercializado) el mando universal más novedoso desde que Philippe Starck se atrevió a ponerle un toque de arte a estos trastos: se trata de una reproducción de la varita mágica de Harry Potter.

Como pueden comprobar en las fotografías, este mando a distancia no lleva ni un miserable botón. ¿Cómo cambiar de canal o bajar el volumen? Pues tal y como lo haría Harry Potter: moviendo la varita.

Según reza la publicidad, la varita (Wand Kymera la llaman) puede programar hasta trece códigos de otros mandos mediante infrarrojos y ejecutarlos a través de trece gestos o movimientos predeterminados gracias a sus sensores de movimiento. Una vez sacada de su caja y tras una pequeña fase de aprendizaje, la varita asociará cada movimiento que se realice a una función determinada. Gracias a ello, podremos manejar con ella todo tipo de aparatos, desde el televisor al aparato de aire acondicionado, pasando por los equipos de música, los discos duros multimedia, algunos ordenadores o un reproductor Blu-Ray.

¿Cómo? Pues metiéndonos en la piel del mismísimo Harry Potter: para subir o bajar el volumen de cualquier aparato, daremos vueltas a la varita de izquierda a derecha; para cambiar de canal, moverse por los menús o abrir el teletexto, pequeños toques cortos de arriba abajo o de izquierda a derecha; para apagar el televisor o el equipo de música, nada mejor que un decidido golpe de varita de adelante hacia atrás.


Wand Kymera viene embalada en una curiosa caja cuyo exterior posee unos relieves que quieren imitar a la piel de un dragón y su interior está forrado de una tela similar al brocado de seda china con dragones dorados bordados sobre fondo rojo.

Barata no resulta precisamente: su precio rondará los 60 euros, aunque si el objetivo que perseguimos es realizar un regalo original, difícilmente encontraremos algo con este precio.

Viene con unas completas instrucciones de uso (que imitan un pergamino antiguo) pero, me temo, esto será uno de sus mayores inconvenientes: si ya resulta complicado acertar con los botones para cambiar de canal apretando botoncitos, imaginen recordar el movimiento de muñeca adecuado que lo ejecute.

Bueno. Al menos será divertido ver las caras de los usuarios del mando. Recuerden no sacar la lengua al mover la varita.

jueves, 17 de marzo de 2011

¿Exageran los medios de comunicación en la crisis nuclear de Fukushima?

  

Antes de pasar adelante, expresar todo nuestro apoyo al pueblo japonés en estos difíciles momentos.

Resulta complicado imaginar una catástrofe mayor a la que les ha tocado padecer: el terremoto mayor que recuerdan y uno de los cinco más grandes que los humanos hayan podido medir en toda su historia; un maremoto con olas de diez metros, casi el doble de lo que creían que era el máximo que podrían sufrir y, para acabar, al menos de momento, una gigantesca central nuclear al borde del colapso.

Al informarnos en cualquier medio de comunicación, ya sean periódicos, radios, televisiones o internet, cualquier ciudadano del resto del mundo nos echamos las manos a la cabeza: ¡Apocalipsis! ¡Ha llegado el día D a Fukushima! ¡La población huye de Tokio!... todo ello aderezado con cientos de fotografías de gente con mascarillas haciendo cola ante gasolineras o supermercados con los estantes vacíos, gigantescas bombonas estallando, imágenes de la central nuclear con las paredes semiderruidas, miles de casas flotando en el agua, barcos en medio de las calles y cadáveres dentro de plásticos azules.

Desgraciadamente, han muerto miles de personas, hay centenares de miles de damnificados que han perdido sus casas y todas sus pertenencias, la reconstrucción de todos esos pueblos, hoy “fantasma”, durará décadas y espero, con todo mi corazón, que el peligro nuclear se disipe y no ocurra la peor de las desgracias, pero... ¿seguro que las condiciones de vida de los habitantes del resto de Japón (Tokio por ejemplo) son como nos las pintan la prensa? ¿Realmente el peligro es tan grande? ¿Sucederá una catástrofe nuclear?

Las preguntas relacionadas con el peligro de radiación de la central nuclear no puedo responderlas; no aspiro a convertirme en experto nuclear de la noche a la mañana como, al parecer, han conseguido muchos periodistas (si hacemos caso al primer periódico de internet en habla hispana del mundo, al Apocalipsis sucedió dos veces el martes, tres el miércoles y no sé cuantas llevamos hoy), pero de lo que si empiezo a dudar es de las pésimas condiciones de vida de los habitantes del país nipón. Les dejamos algunos ejemplos que hemos encontrado en la red.

En el blog de Ikusuki podemos leer:

“Mientras en España centramos todos los esfuerzos en hacer de la tragedia un disparate, en Japón, una vez más, se da una lección de solidaridad al mundo: cabinas telefónicas y wifi gratis, ni se ha planteado la subida del precio de la comida o la bebida, escasa repercusión en el de la gasolina a pesar de la gigantesca demanda inesperada y aunque medio Tokio está a oscuras por ahorrar electricidad, no hay vandalismo, ni saqueos.
En la televisión tratan de explicar lo que está sucediendo en Fukushima con esquemas, con palabras sencillas para los que no tenemos ni idea de energía nuclear, y no dejan de repetir que, por favor, ahorremos electricidad. Parece que no sólo yo les hago caso, porque casi ninguno de los apagones previstos han sido necesarios, ¿porqué? porque la demanda ha bajado increíblemente.
Ante el vil oportunismo, el alarmismo inútil y el ruido estéril de los necios, cabeza fría, compañerismo y muchas dosis, si, pero de esperanza y optimismo en cada gesto, en cada par de ojos que se me cruzan cada día desde el pu... viernes pasado.
Me siento orgulloso de estar aquí.”


No es el único español que alza la voz. Lean la carta a los medios que han escrito 30 residentes españoles en Japón:

“Somos un grupo de españoles que actualmente está viviendo en Japón, nos hemos propuesto escribir esta carta pública a los medios con la intención de criticar la forma en la que el periodismo está tratando las noticias sobre el terremoto, el tsunami y los posteriores problemas en la central nuclear de Fukushima y Japón en general.
Multitud de medios están transmitiendo una situación de inseguridad que no se corresponde con la realidad en ciudades como Tokio. El gobierno está informando a los ciudadanos sobre lo que sucede en la central nuclear de Fukushima las 24 horas del día y, según esa información, no hay ningún peligro inmediato. Añadiendo, ya sea dicho, que hemos tenido que apañarnos por nuestra cuenta e informarnos los unos a los otros entre los españoles y con gente de otros países de habla hispana ya que la nuestra propia Embajada Española parecía no estar en “servicio”.
Por culpa de esta desinformación y exageración, mucha gente (entre ellas, sobre todo nuestras familias), está preocupada de manera innecesaria por lo que está ocurriendo en Japón.
Con esta carta, queremos mandar un mensaje al periodismo en España para que dejen el sensacionalismo de lado e informen adecuadamente usando sólo información contrastada.”

El traductor Marc Bernabé no ha tenido más remedio que grabar un vídeo para convencer a sus padres que la situación es normal y que no corre ningún peligro. No se lo pierdan; no tiene desperdicio.


Y, como último ejemplo, les dejo la conversación mantenida a través de Facebook entre una española residente en Japón y una redactora de la cadena de televisión Antena3.



¿Recuerdan que al día siguiente de la catástrofe nos mostraban a los japoneses haciendo cola ordenadamente ante los cajeros de un supermercado? Pues bien, eso ya no vende y los medios de comunicación tienen que buscarse la vida para mantener las audiencias y aumentar los ingresos publicitarios. Los directores de los medios están ávidos de dramatismo, lagrimeo y grandes titulares y los periodistas no dudan en ofrecérselos. Si la realidad no sirve, la adaptan hasta conseguirlo.

Dentro de un tiempo se sabrá toda la verdad. Pero que no teman los periodistas sensacionalistas: no existe ninguna ley que persiga estas prácticas.

miércoles, 16 de marzo de 2011

La colaboración ciudadana logra rebajar un 61% los robos en viviendas



Siempre ha sido un grave problema, pero ahora que la crisis aprieta, se está convirtiendo en una auténtica plaga. Nos estamos refiriendo a la delincuencia callejera y más concretamente a los hurtos y destrozos en las viviendas.
Las noticias de asaltos a viviendas están a la orden del día y quien diga que no está preocupado con este tema es que miente de forma descarada. No es sólo el que te despojen del dinero o de las joyas u otros objetos que tantos buenos recuerdos nos traían; lo peor es que en muchas ocasiones asaltan las viviendas cuando sus dueños están dentro (niños incluidos) y en los peores casos, aparte del robo, se producen agresiones que en los casos más extremos acaban en la muerte de los propietarios.

¿Qué hacer? Lo más sencillo es echarle las culpas a las autoridades y criticar la falta de efectivos de las diferentes policías patrullando las calles. Y no les faltaría razón. Sin embargo, si bien es verdad que muchas veces la escasez de medios resulta alarmante, también es cierto que no puede haber un policía a la vuelta de cada esquina o dentro de cada edificio. Se impone otra solución.


Los vecinos de la zona de la costa de la localidad alicantina de Orihuela ya hace mucho tiempo que pasaron a la acción. Esta zona está repleta de urbanizaciones, con calles enrevesadas y numerosas casas vacías fuera de temporada que hacen muy complicada su vigilancia. Estamos hablando de 143 urbanizaciones con 32.000 vecinos empadronados, el 90% de ellos extranjeros.

Precisamente, uno de estos extranjeros, el británico Chris Poole, agente de policía retirado en su país, fundó en el año 2000 Vecinos Colaborando (o NHW, siglas inglesas de "Neighbourhood Watch", que así se llaman ya que la mayoría son ingleses).

Cansado de la inseguridad existente, Mr. Poole se dedicó a llamar puerta a puerta a los nuevos residentes de esta zona, que en el año 2000 estaba en plena expansión urbanística y turística, para ofrecerles participar activamente en su plan destinado a mejorar la seguridad ciudadana (la idea original nació en un área pobre de Alabama en Estados Unidos en el año 1970). Poco a poco se fueron sumando y ahora cuentan con 173 personas que ayudan a erradicar la delincuencia. ¿Cómo? Pues de una forma sencilla y nada peligrosa: observando e informando.

Bajo la premisa de que "si afecta a mi calle o a mi vecino, entonces me afecta a mí", Vecinos Colaborando no patrulla por las calles, no porta armas y no se enfrenta a personas sospechosas. Su función es observar comportamientos que puedan resultar sospechosos e informar mediante llamada telefónica o correo electrónico a la policía o a la Guardia Civil. Esos incidentes fuera de lo normal pueden ser el estacionamiento durante varios días de un coche desconocido en sus calles, la presencia de individuos sospechosos merodeando por las vallas de un vecino ausente, que un camión esté efectuando una mudanza donde no debiera, ladridos insistentes de perros sin motivo aparente...


Además, también se encargan de informar a sus nuevos vecinos. Pensemos que la mayoría de ellos proceden de países extranjeros donde las costumbres son muy diferentes. Vecinos Colaborando les aconseja sobre cómo proteger sus viviendas, sus vehículos y a sí mismos y les instruye en algunas “estratagemas” típicas de la zona como el falso empleado del gas o la electricidad, las ventas ambulantes “puerta a puerta”, los billetes falsos, etc. También disponen de una página web donde reflejan todos estos consejos junto con fotografías de los delincuentes más buscados, testimonios de víctimas o avisos de la policía.


Podríamos pensar que las fuerzas de seguridad anden algo recelosas con esta colaboración espontánea. Nada más lejos de la realidad: exceptuando algunas llamadas que al final resultan ser falsas alarmas, la policía no puede estar más satisfecha con este grupo de ciudadanos. Gracias a ellos consiguen multiplicar la información disponible, con descripciones de los sospechosos y sus vehículos, horarios habituales, patrones de conducta, vías de escape...

Juzguen ustedes mismos los resultados de este trabajo: en 2008, con 154 vecinos colaborando, se denunciaron 601 delitos; en 2010, con 173 coordinadores sólo hubo 237. ¡Una reducción del 61%! No está nada mal. Sobre todo pensando que a nivel nacional los delitos han aumentado peligrosamente. Y es que los delincuentes saben que si acuden a “trabajar” a estas urbanizaciones, corren peligro, ya que van a tener muchos ojos puestos encima, tanto en su persona como en sus vehículos.


¿Es exportable este sistema? Sin ninguna duda. De hecho ya funciona a la perfección en muchos países. Delincuencia cada día hay más y, si no cambian las circunstancias económicas, esto no ha hecho más que empezar. Las fuerzas de seguridad (y ahora menos con los recortes) no pueden llegar a todos los rincones. Es nuestra labor estar atentos a lo que ocurra en nuestras calles y en las casas de nuestros vecinos (sin fisgonear, claro) y denunciar todo aquello que nos parezca sospechoso. Pensemos que patrullando las calles, la policía tiene pocas probabilidades de encontrar a los delincuentes; con nuestra ayuda, estas probabilidades aumentan de forma exponencial sin ser necesario disparar los gastos en plantillas de las fuerzas de seguridad. ¡Que esto también sale de nuestros impuestos!


miércoles, 9 de marzo de 2011

Eurodiputados estafan 300 euros cuando cobran 200.000 al año



Muchos de ustedes recordarán el escándalo que se montó hace unas semanas cuando el diario Levante de Valencia denunciaba, mediante fotografías y vídeos, que funcionarios de la Ciudad de la Justicia de Valencia acudían a su trabajo y tras fichar, volvían a coger sus vehículos y se iban a sus casas... o a donde fuera.

Aquello provocó un gran revuelo, con amenazas a los periodistas que dieron la noticia y numerosos comentarios en los medios de comunicación. Lo más curioso del caso es que muchos de esos comentarios denunciaban que esa práctica que llevaban a cabo estos funcionarios era una costumbre muy extendida en otras administraciones públicas.

Efectivamente. No ha tenido que pasar mucho tiempo para que quedase demostrado que era una práctica muy común. Lo que no nos esperábamos es que la liebre saltase en la máxima institución a nivel europeo: el Parlamento, tanto en Estrasburgo como en Bruselas (que para eso tenemos sede de verano y de invierno, como los Juegos Olímpicos).

Seguramente todos habrán leído o escuchado la noticia: la eurodiputada británica (euroescéptica) Nikki Sinclaire, cansada de aguantar a tanto caradura, ha pillado con las manos en la masa a un grupo de sus compañeros en el Parlamento Europeo. ¿Su delito? Acudir los viernes al Parlamento, fichar y largarse corriendo al aeropuerto para tomar el avión que les lleve de regreso a sus casas. ¿Para qué fichan? Pues para justificar que se presentan y cobrar los 304 euros que se ingresan en concepto de dietas por cada día trabajado.

Sinclaire realizó las fotografías que acompañamos el pasado viernes 21 de enero. De los 736 parlamentarios que componen la cámara, sólo acudieron 160, de los cuales 54 llevaban maleta....y 25 salieron pocos minutos después de haber entrado en el Parlamento.

Si observan las fotografías, verán como ninguno de los pillados “in fraganti” rehuyen de la cámara. ¿Por qué no se esconden si están cometiendo una ilegalidad? Pues precisamente por eso, porque no es ilegal. Lo sería si se fuesen el jueves y quisiesen cobrar el viernes, pero como lo que cobran es en concepto de dietas y han dormido la noche anterior en Estrasburgo... resulta que es completamente legal. Así están las leyes comunitarias.


Un parlamentario europeo cobra 6.200 euros netos mensuales, más dietas, gastos de viaje, 4.300 euros para gestionar sus despachos y 1.500 euros que acaba de aprobar el Parlamento y que nadie sabe bien para qué son. Anualmente ingresan unos 200.000 euros (de ahí tienen que descontar gastos, claro), ¿por qué unos privilegiados que cobran esas cantidades estratosféricas por trabajar 134 días al año hacen esas trampas para cobrar 304 euros de más? Sacrifican dormir una noche más en casa por cobrarlos. Queda demostrado que la avaricia de los políticos es infinita.

Aquí en España, la noticia es que la eurodiputada del PSOE Eider Gardiazábal Rubial está entre las pilladas. Realmente carece de importancia: entre los caraduras retratados hay mujeres y hombres, jóvenes y mayores, de derechas y de izquierdas. A la hora de “mangar” no hay distinciones.

Y lo peor de todo es que no es la primera vez que se denuncian estas prácticas: en el año 2005 el diputado austriaco Hans Peter Martin ya destapó este tipo de prácticas, cuando mostró cómo los eurodiputados fichaban a horas irregulares y pidió que se modificara la norma y poco después fue la televisión alemana RTL quien cazó a sus señorías 'escaqueándose' de los plenos en viernes, cobrando las dietas y huyendo a sus casas. Incluso una diputada alemana de Les Verds llegó a amenazar a los cámaras que le estaban cazando en plena faena. Al parecer, a ella si que le importaba ser descubierta realizando la trampa.


Quedan muchísimas preguntas en el aire que difícilmente encontrarán contestación: ¿Por qué cobran 200. 000 euros al año trabajando sólo 134 días? ¿Sirve para algo un parlamento que se ha convertido en un refugio de políticos acabados? ¿Por qué los ciudadanos de la Comunidad no salimos a las calles a protestar? ¿Pondrá alguien coto a todos estos desmanes?

A esta última pregunta si les puedo contestar: nadie moverá un solo dedo para frenarlo; tendrían que ser los propios políticos los que lo hicieran. Y ya conocen el dicho: “perro no come carne de perro”.

lunes, 7 de marzo de 2011

Dentistas solidarios: direcciones y teléfonos en España



Hace un año y medio aproximadamente publicamos en este blog un post dedicado a la ONG Odontología Solidaria. En él nos hacíamos eco de la magnífica labor que este grupo de odontólogos realizaban entre las personas más necesitadas.

Desde que lo publicamos, ese post ha sido uno de los que más visitas ha recibido, incluyendo consultas, sobre todo relacionadas con la dirección a donde podían acudir para recibir los servicios de estos dentistas solidarios.
Como de costumbre, encontrar este tipo de informaciones a través de Internet en España resulta muy complicado. Comprendemos perfectamente la desesperación que pueden sentir estas personas necesitadas al no encontrar lo que buscan. Es por ello que hemos buscado en la Red todos aquellos servicios odontológicos, ya sean gratuitos o bien a precios económicos, que puedan ayudar a los que más lo necesitan. Les avisamos que la oferta no es demasiado amplia, pero mientras la Seguridad Social continúe sin pagar todos estos tratamientos (apenas pagan extracciones y revisiones a los niños), ésta puede ser la única solución para muchos españoles.


Ante todo indicarles que el primer paso que se debe dar es acudir al centro de salud que nos corresponda, exponer nuestro caso y que nos digan cual debe ser el tratamiento. Si este tratamiento no está financiado por la Seguridad Social, debemos preguntar en el mismo centro por los trabajadores sociales de guardia. Nos dirigiremos a ellos para explicarles lo que nos sucede y nuestras carencias económicas. Tras estudiar cada caso, si cumplimos los mínimos requisitos exigidos, nos derivarán a estas clínicas solidarias para que nos atiendan.

Es preferible que pregunten estos requisitos en los servicios sociales de su ayuntamiento o comunidad pero, a modo indicativo, lo normal es que acepten a personas sin recursos económicos suficientes para acudir a una clínica privada, que sean capaces de asumir la responsabilidad del tratamiento (adquisición de hábitos de higiene, asistencia y puntualidad a las citas) y que no sean adictos a cualquier tipo de drogas (alcohol, heroína, etc.) o que lleven menos de un año rehabilitados.

Los primeros en nuestra lista son Odontología Solidaria. Tienen tres delegaciones en España:
- Granollers (Barcelona). Av. del Parc 9, 1ª planta, teléfono 93 879 24 79, correo electrónico odbarcelona@odsolidaria.org. Contacto: Anna Cornudella.
- Madrid. María Teresa León núm. 11 (esquina Antonio Gades), teléfono 91 533 33 25, correo electrónico odmadrid@odsolidaria.org. Contacto: Jorge Velázquez.
- Valencia. Balmes 23, teléfono 96 391 87 15 (falta confirmación)
Además, tienen algunos proyectos en marcha en otras ciudades españolas, en colaboración con clínicas locales.

Otra ONG que presta sus servicios en España es Dentistas sin Fronteras. Esta organización está enfocada en labores humanitarias fuera de nuestro país, aunque tienen un servicio para los más necesitados abierto en Madrid, concretamente en la Parroquia de San Pedro Apóstol, en el Barrio de Carabanchel. Sus oficinas están en Doctor Esquerdo, 59, 3ª, teléfono 91 541 58 89 y correo electrónico dentistas@dentistassinfronteras.org

La siguiente asociación es Dentalcoop. Esta asociación de voluntarios para la salud dental tiene su sede en Barcelona y no desarrolla proyectos propios, sino que se dedica a aportar voluntarios, asesoramiento técnico, material específico e iniciativas para recaudar fondos para colaborar con organizaciones previamente implantadas que demanden su ayuda. Su correo electrónico es dentalcoop@gmail.com.

Aunque creemos que todavía no está en funcionamiento, el Colegio de Odontólogos de Murcia quiere poner en marcha una clínica solidaria. El teléfono de este Colegio es 968 201 665.


Por último indicarles que numerosas facultades de odontología ofrecen servicios odontológicos a precios realmente económicos. Los realizan estudiantes de los últimos cursos siempre bajo la supervisión de sus profesores. Algunas de ellas son:

- Policlínica Universidad Europea de Madrid. Teléfono 91 385 88 00
- Facultad Odontológica de la Complutense de Madrid. Teléfono 91 394 19 40
- Facultad Odontológica Universitat de Barcelona. Teléfono 93 335 80 54
- Facultad de Odontología de Sevilla. Teléfono 95 824 380

Como ya les he indicado anteriormente es que ante la necesidad, se pongan en contacto con el departamento social de su centro de salud. Allí les podrán indicar otros servicios disponibles en su zona.

Recuerden: en la mayoría de los casos hemos hablado de ONG sin ánimo de lucro. Ya saben, aceptan donaciones. Sean solidarios.

Más direcciones y teléfonos (21/03/14) en este enlace.


domingo, 6 de marzo de 2011

Las medidas de ahorro energético que Zapatero no se atrevió a imponer



Nuestro Presidente Zapatero y su Gobierno especializado en aplaudirle sus “pocas luces” son un pozo inagotable de ocurrencias disparatadas e improvisadas, una mina infinita de inspiración y divertimento para cualquiera que se detenga unos instantes a analizar sus decisiones.

Con un cierto tufillo a cortina de humo, nuestro gobierno ha decidido tomarse en serio eso de los elevados precios de la energía (el barril de petróleo está a 110 dólares aunque hace tres años llegó a 145 y parece que no les importó) y ha llegado a la conclusión de que los españoles tenemos que apretarnos un poco más el cinturón. Ya no les vale que paguemos un dineral por la energía; ahora también tenemos que gastar menos.


Ya conocen algunas de las medidas que han tomado últimamente: ahorraremos un 1% (y pagaremos un 50% más de multas) rebajando la velocidad máxima a 110 Km/h., financiaremos a un 0,2% de los conductores para que cambien sus ruedas por otras más eficientes, enriqueceremos a los chinos comprándoles millones de luces LED que aquí no podemos fabricar…


Como pueden comprobar, el ahorro que supondrá todo esto no va a dejar de hacernos dependientes del petróleo precisamente. Es por ello que la Red ha entrado en ebullición, con los internautas devanándose los sesos, para intentar ayudar a nuestro Gobierno. Las propuestas son muchas y variadas. Aquí les dejamos unas cuantas:

- Prohibido leer de noche o en estancias con poca luz natural.
- Obligatoriedad de copular a oscuras.
- Prohibido dejar encendida una luz a los niños para que no tengan miedo.
- Se acabaron las videoconsolas: a jugar al fútbol… al patio y de día.
- Partidos de baloncesto, voleibol, balonmano, etc. al aire libre. Pabellones deportivos precintados.
- Las cervezas frías sólo se podrán beber en invierno.


- Partidos de fútbol a las 3 de la tarde, como en Inglaterra. Y nada de ofrecerlos por televisión, que también consume.
- A las 12 de la noche, despedida y cierre en todas las cadenas de televisión. El himno no, que con 17 autonomías no acabaríamos nunca.
- Fuera la música de los ascensores. Mejor aun: fuera los ascensores eléctricos. Sólo quedarían en uso los que se muevan con poleas.
- Cerrados los comercios 24 horas. A partir de ahora los horarios comerciales se adaptarán a la luz solar.
- Los mercadillos ambulantes se transformarán en fijos. Moverse cuesta mucha energía.
- Se prohíben expresiones como “alumbrar” o “dar a luz”, ya que pueden incitar al derroche energético.
- Se potencian los huertos urbanos para evitar el transporte de alimentos. Siguiendo esta línea, se prohíben las cervezas de importación y los kiwis de Nueva Zelanda.


- Los coches sólo podrán circular cuando el día del mes coincida con el último número de su matricula.
- Nada de parejas de la Guardia Civil: a partir de ahora cuartetos. Que cuatro caben bien dentro de un coche.
- En las cuestas muy pronunciadas, los pasajeros bajarán de los autobuses, caminando hasta que el terreno se allane.
- Los aviones sólo despegarán cuando las predicciones digan que tendrán el viento de cola durante todo el trayecto. En caso de cambiar, regresarían al punto de partida para aprovecharlo.
- Cambios en el espacio aéreo: los aviones realizarán siempre los trayectos en línea recta y sólo se elevarán doscientos metros sobre el punto más alto que tengan que sobrevolar en su ruta. Subir a 9.000 pies para luego tener que bajar, es una tontería.


La Red de adapta fielmente al espíritu de las medidas de ahorro energético del Gobierno proponiendo otras igual de absurdas. No descarten que algunas de ellas se lleven a efecto.