sábado, 20 de enero de 2018

Gominolas para adelgazar, las 372 Thin Kit (sin ironías)



¿Cuánto pagaría por poder comer gominolas y no engordar? ¿Y por comerlas y, además, lograr adelgazar? Pues resultan un poco caras (65 euros), pero ya se puede conseguir. 372 Thin Kit se llama el invento.

Tras haber tratado a más de 7.000 pacientes en sus 30 años de carrera, la doctora Sara Segovia, licenciada en la Universidad Central de Barcelona, especialista en Anestesiología y Reanimación y máster en Medicina Estética, ha creado el compuesto 372 Thin Kat, un producto en formato gominola que brinda a nuestro organismo la asistencia necesaria para mantenerse en el peso ideal o para lograrlo en caso de estar realizando una dieta.


Libres de azúcar y aptas para diabéticos y celíacos, el programa consta de tres tipos de gominolas diferentes:

- Bye fat!, amarillas, tienen efecto termogénico gracias al extracto de Garcinia Camboya y sirven para reducir el apetito y el almacenamiento de grasas al acelerar el metabolismo.  

- Hi wellness, naranjas, ayudan al tránsito intestinal y sus prebióticos y probióticos benefician nuestra salud.

- By hunger!, blancas, reducen la ansiedad al llevar magnesio, vitamina B6 y L Triptófano que ayudan a que la serotonina controle el apetito y elimine ese deseo loco de picar entre horas.

Según la doctora, se debe tomar una gominola de cada clase, por este orden, a media mañana y a media tarde, masticándolas sin prisas.



Toda ayuda es poca para conseguir rebajar esos kilos de más provocados por las fiestas navideñas, pero por muchos milagros que nos prometan, recuerden que no lo conseguirán sin seguir una dieta equilibrada, sin excederse en las calorías y practicando algún deporte, aunque sean largas caminatas. Con los kilos, al igual que con el dinero, la lotería sólo le toca a unos pocos. 

jueves, 18 de enero de 2018

El 50% de los paneles y radares de tráfico no funcionan



“No tendrán nada que informar”, pienso cada vez que paso por debajo de un panel informativo de los miles que hay en las carreteras españolas y lo veo apagado. Pues no; estaba equivocado.

Según ha denunciado el sindicato CSIF, aproximadamente la mitad de los paneles informativos de Tráfico en las carreteras de la Comunidad Valenciana no funcionan porque no se reparan o no sirven de mucho porque las cámaras de control permanecen estáticas, con lo que desde los centros de gestión no se puede tener una visión panorámica de cada tramo vial y actuar con antelación a que surjan los problemas.

Concretamente en la provincia de Castellón apenas funcionan el 10%, en la de Valencia el 60% y en la de Alicante el 40%. Por la experiencia de los viajes que he realizado últimamente, en otras comunidades autónomas los porcentajes deben de ser similares.


Según manifiesta el sindicato, en abril de 2017 expiró el contrato con la empresa que se ocupaba del mantenimiento, conservación y reparación de paneles, cámaras y radares, entre otros equipamientos de nuestras carreteras, aunque antes de llegar a esa fecha, y ante la falta de acuerdo, se había ido reduciendo la prestación hasta mínimos.

Se les llena la boca cuando hablan de la seguridad vial de nuestras carreteras y se ponen las manos a la cabeza cuando tienen que comunicar que la cifra de muertos ha aumentado con respecto a la del año anterior, echando, invariablemente, la culpa a los conductores. ¿Se podría haber evitado, aunque sólo fuese una muerte, con una buena información en los paneles?

¿Cuánto vale cada panel? ¿A quién se le adjudicó la subcontrata? ¿Están operativos los radares? ¿Miden correctamente la velocidad de los vehículos? Sin el correcto mantenimiento, lo dudo. 






lunes, 15 de enero de 2018

UGT sube un 1,8% el sueldo a sus empleados mientras exige un 3% a los empresarios



Dicen que no hay nada mejor que predicar con el ejemplo, algo que en el sindicato UGT no están dispuestos a llevar a la práctica.

Aunque todavía no hay datos oficiales sobre la propuesta que presentarán junto a CCOO a las organizaciones empresariales en el marco de la negociación de un nuevo acuerdo interconfederal de negociación colectiva (AENC), fuentes cercanas a la negociación indican que el incremento medio que reclamarán a CEOE y CEPYME estará en torno al 3%.

Esta cifra es similar a la que ya pidieron el año pasado (entre el 1,8% y el 3%) y que acabó con la ruptura de las negociaciones sobre el pacto salarial con la patronal. Al parecer, siguen empecinados en pedir algo que saben que no pueden conseguir. Aunque pidan el oro y el moro, ¿será ese 1,8% la cantidad que finalmente aceptarán y por eso la aplican ya en su convenio? Pronto lo sabremos.


Con el incremento pactado, el sueldo mínimo a pagar por el sindicato será de 1.278 euros brutos en 14 pagas, lo que se traduce en que sus empleados peor pagados serán mileuristas puros y duros. Es curioso como hace una década, antes de la gran crisis, los sindicatos criticaban duramente el sueldo más común por aquellas fechas, 1.000 euros, aduciendo que con esa cantidad no se podía vivir. ¿Ahora sí?

¿Recuerdan la que montaron cuando el gobierno aprobó la reforma laboral reduciendo los días que había que pagar por despido? Tardaron pocas semanas en aplicar un ERE a su plantilla pagando el mínimo que establecía la nueva ley.


Es la demagogia de las centrales sindicales que tanto cansa a los ciudadanos españoles. Su poca relevancia en la economía y en la sociedad de nuestro país se la ganan a pulso. 

martes, 9 de enero de 2018

El flirteo no es delito ni la caballerosidad agresión machista



El pasado mes de octubre, el periódico estadounidense The New York Times destapó el escándalo de abusos sexuales del productor cinematográfico Harvey Weinstein. La noticia desató una ola de denuncias por parte de muchas actrices y trabajadoras del mundo del cine que acusaron a otros “presuntos” abusadores, como los actores Kevin Spacey o Dustin Hoffman.

Los hechos de este “caso Weinstein” condujeron a una toma de conciencia en toda la sociedad sobre la violencia sexual y al nacimiento del movimiento “#metoo” (yo también) que aprovechaba las redes sociales para denunciar otros muchos casos de abusos machistas, abanderado, ¡cómo no!, por la omnipresente actriz Merryl Streep.

Y así continúa hasta hoy, con la ceremonia de la entrega de los Globos de Oro en la que todas las actrices y actores fueron vestidos de un negro funerario que asustaba y con un discurso de Oprah Winfrey (muy bueno, por cierto) para la que ya se pide la candidatura del partido demócrata para luchar contra el denostado Donald Trump en las próximas elecciones presidenciales de Estados Unidos.


¿Están llegando demasiado lejos con el tema? Así lo creen un centenar de artistas e intelectuales francesas que han lanzado hoy un manifiesto en el que critican el “puritanismo” de la campaña contra el acoso sexual desatada con el caso Weintein y defienden la “libertad de importunar” de los hombres que consideran “indispensable para la libertad sexual”.  

Las actrices Catherine Denueve e Ingrid Caven, la escritora Catherine Millet y la editora Joelle Losfeld destacan entre las más de 100 firmantes que expresan en el prestigioso diario Le Monde que “la violación es un crimen, pero el flirteo insistente o torpe no es un delito, ni la caballerosidad una agresión machista” y aclaran que “no se sienten representadas por ese feminismo que, más allá de la denuncia de los abusos de poder, adquiere el rostro de un odio a los hombres y su sexualidad”. Incluso se refieren a ese movimiento como “justicia sumaria”, que juzga a los hombres “cuyo único error fue haber tocado una rodilla, tratado de robar un beso o hablar de cosas íntimas en una cena profesional”.


El manifiesto termina diciendo que la reacción positiva al “caso Weinstein” de un principio ha dado paso a que se favorezca a los “enemigos de la libertad sexual” o de los “extremistas religiosos”.


La polémica está servida. Está claro que todos quieren su minuto de gloria; en Hollywood y en Francia. 


miércoles, 3 de enero de 2018

En 2017 las empresas multiplicaron por ocho sus premios en la lotería



¿Se acuerdan de las amenazas de Hacienda contra los que vendiesen sus décimos de la lotería premiados a empresarios para que blanqueasen su dinero? Se les decía que si los pillaban podrían pagar una multa que duplicase el premio y otras lindezas. De poco sirvió porque, a menos que uno fuese un cazurro integral e ingresase de golpe una millonada en el banco, era imposible que Hacienda pudiese detectarlo.

Montoro, que de tonto no tiene ni un pelo, decidió entonces que, a la hora de cobrar los premios mayores de 2.500 euros, el Ministerio que dirige se quedase una retención del 20% con lo que, de golpe, solucionaba dos problemas: aumentaba los ingresos del Estado y disminuía bastante el riesgo de blanqueo de dinero.

No podemos negar que los españoles somos gente creativa y ante tamaña ofensa del ministro, nos hemos inventado una nueva forma de sortear el sablazo de Hacienda: que empresas o sociedades en números rojos cobren los premios. Les explico el mecanismo:


Como ya todos sabemos, en los premios superiores a 2.500 euros Hacienda se queda con el 20% a la hora de cobrarlos. Siempre que sean particulares, porque si son compañías, lo integran en la base imponible y tributan al tipo nominal que, generalmente, es del 25% antes de las deducciones. Pero, ¿qué pasa se esa sociedad a la que “le toca” el premio está en números rojos? Pues que puede que no llega a tributar por el premio.

De enero a octubre de 2016, a las empresas les tocaron premios en la lotería por valor de 9,5 millones de euros. En 2017, en idéntico periodo, los premios han ascendido a 86 millones de euros, ¡casi un 800% más! No me negarán que el aumento de la suerte es vertiginoso. ¡Y todavía no está contabilizado el gordo de navidad!

Los técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) ya han pedido al Gobierno que, para atajar el presunto fraude, los premios de loterías que ganen las empresas tributen igual que los de los particulares y que les autorice a iniciar inspecciones a todas las sociedades que, declarando pérdidas, fuesen agraciadas por la lotería en los últimos años.


Montoro va a por ellos. ¡Que tiemblen!




sábado, 25 de noviembre de 2017

Uritrottoir, el urinario público que triunfa en París



Imagínese paseando por las calles de París, algo de lo más placentero del mundo. El Sena, Montmartre, la Tour Eiffel… todo precioso, pero tras varias horas deambulando por sus preciosas calles, las necesidades fisiológicas aprietan. ¿Dónde ir? Pues puede que tenga la suerte de encontrarse con un artefacto que no se sabe muy bien si puede ser una jardinera o una papelera, pero que, en realidad, es la solución a sus problemas: un uritrittoir, un miniurinario público, portátil y ecológico.

Con un diseño atractivo y fácil de integrar en el paisaje y lejos de la clásica cabina urinario, los uritrottoir están formados por dos compartimentos superpuestos e interconectados. El cajón de arriba, que se puede decorar con macetas, y el inferior con un lecho de material seco parecido al serrín, que almacena la orina sin provocar malos olores para, posteriormente, ser transportado a una planta de reciclaje y reconvertirlo en abono.


Ya han empezado a instalarse en distintos puntos de Nantes y París como, por ejemplo, en la Rue Bercy y su objetivo es evitar que, por falta de instalaciones, las personas orinen en la vía pública. También la compañía francesa de trenes SNCF ha apostado por esta solución en su estación de Paría-Lyon para atajar los problemas que surgían con sus pasajeros.


De momento, Uritrottoir sólo está dirigido a hombres que no tengan excesivos problemas en orinar en público. Encontrar un modelo idóneo para ser usado por mujeres aún resulta muy complejo aunque, en honor a la verdad, ellas, salvo contadas excepciones, no tienen la fea costumbre de orinar en la vía pública.


sábado, 18 de noviembre de 2017

Carísimo y casi inútil (II): móviles de oro a partir de 100.000 euros



¿Le parece caro el nuevo iPhone X?  1.159 euros no son moco de pavo, pero la tecnología que incorpora resulta espectacular: pantalla Amoled, hasta 256 Gb de memoria, reconocimiento facial… Mucho más que los móviles que les traemos hoy a nuestro blog, aunque, eso sí, el iPhone X no está hecho de oro. Y eso se paga bastante.

Encabezamos el post con el móvil más caro que hemos podido encontrar y que, curiosamente, ¡es un iPhone!, aunque bastante particular. El iPhone 5 Black Diamond tiene un precio imbatible: 12 millones de euros. Es de oro macizo, con 600 diamantes que lo acunan y otros 53 en el logo de la manzana. Y, además, un escasísimo diamante negro como botón de inicio.



Goldvish Le Million. Otro móvil con un precio final de seis cifras. Cubierto de oro blanco de 18 kilates, trasera de piel de cocodrilo y diamantes con un peso de 20 kilates. Se pusieron a la venta tres unidades.



- Gresso Luxor Las Vegas Jackpot. 800.000 euros contemplan este móvil hecho con madera de más de 200 años y oro macizo, con cristal de zafiro en los números del teclado.



- Vertu Signature Cobra. Esta consolidada marca de lujo se unió a la relojería francesa Boucheron para ofrecer una estética retro en este móvil. Toques de oro y cuero en los laterales y una magnífica cobra esculpida con 439 rubíes, dos esmeraldas y dos diamantes. Se pusieron ocho dispositivos a la venta por el módico precio de 309.000 euros.



- Sony Ericcson Black Diamond VIPN. Jaren Goh ideó en 2006 el aspecto de este móvil: sobrio, sencillo… y con dos discretos diamantes en el teclado. Cinco unidades a la venta por 251.000 euros.



- iPhone Princess Plus. Otro iPhone en nuestra lista. En esta ocasión, cubierto por una capa de platino de 18 quilates y bordeado por 320 diamantes (138 en Corte de Princesa y 180 en Corte Brillante). ¿Su precio? 140.000 euros.



- Dior Reveries Haute Couture. Cubierto de oro blanco de 18 kilates, 1.539 diamantes y 46 perlas. Se pusieron a la venta 99 unidades a 100.000 euros. ¡Y se vendieron todos!



- Solarin. Por último les traemos un dispositivo caro (11.000 euros) pero por culpa de su tecnología y no por sus adornos. Los fabrica la empresa israelí Sirin Labs y confían en él los principales ejércitos del planeta por su sistema de seguridad para la protección de datos.