viernes, 10 de agosto de 2007

CALDERA SE AHOGA EN EL TAJO-SEGURA


Desde hace unos cuantos días un grupo numeroso de ciudadanos rumanos, que en ocasiones han superado los 2.000, han acampado junto al trasvase Tajo-Segura, muy cerca de la población albaceteña de La Herrera. Parece ser que han llegado después de la recolección de la cosecha del ajo y están a la espera de comenzar la de la cebolla. Como las viviendas de alquiler están fuera de sus posibilidades económicas han decidido acampar con todos sus enseres al lado del trasvase con lo que se aseguran agua para lavar y para sus necesidades.
Indudablemente esta situación es del todo ilegal. Han acampado en una zona prohibida, encienden hogueras cuando están terminantemente prohibidas por la Junta de Castilla-La Mancha y hacen sus necesidades en unas aguas que después van a parar al consumo humano (aunque antes pasan por depuradoras).
Pero lo más curioso del tema es que ha salido el ministro de trabajo y asuntos sociales, Jesús Caldera y ha dicho que la acampada de los rumanos no es ilegal, que son ciudadanos europeos y que pueden ir donde les plazca dentro de la comunidad.
¿Y si yo mañana me levanto y me voy a acampar en medio de la casa de campo de Madrid, enciendo hogueras para hacer barbacoas en Agosto y me baño junto a los patos? Supongo que no me dirán nada ya que soy ciudadano de la Comunidad Europea.
Señor Caldera: si el asentamiento es ilegal, pues es ilegal sean rumanos o marcianos.
Me gusta la humanidad que tiene este señor. Hay 2.000 personas sin las más mínimas condiciones sanitarias y no le parece mal. No tienen luz ni agua corriente ni retretes ni instalaciones sanitarias ni recogida de basuras ni un ambulatorio y dice que no puede hacer nada por echarlos, aunque al mismo tiempo tampoco hace nada por ayudarlos. Son personas y en un país que no es tercermundista, aunque a veces lo parezca, como es España no pueden estar abandonados a su suerte. ¿Qué pasaría si con las hogueras que encienden queman el pinar donde están “alojados” y, Dios no lo quiera, muere alguno de ellos? ¿Y si cae algún niño al trasvase y no se le puede rescatar? ¿A que entonces sale usted y dice que el gobierno no es responsable porque estaban acampados ilegalmente? ¿A que no me equivoco?
Los habitantes del pueblo están muy preocupados y lo comprendo: 2.000 emigrantes en un pueblo de 400 personas es para estarlo.
El problema de la emigración es muy grande y de difícil solución. Personalmente opino que ningún ser humano es ilegal en ninguna parte del mundo a menos que sea un delincuente, en cuyo caso es ilegal en todas. No debemos poner barreras a la emigración, pero al mismo tiempo nuestros gobernantes tienen que regularla para que no vuelvan a ocurrir casos como estos que nos ocupan.
Ellos no tienen trabajo y pasan hambre en sus países de origen y aquí los agricultores los esperan porque de lo contrario nadie va a recoger sus cosechas. ¿Qué problema existe en que vengan?

PD. Don Graciano y Paco se han ido de vacaciones y yo voy a hacer lo mismo hasta los primeros días de Septiembre. Piensen mientras tanto en cosas buenas que puedan ayudar a vivir en un mundo mejor y luego realícenlas. Piensen siempre: ¿Porqué no?

2 comentarios:

Pepe el Quejas dijo...

En el fondo se trata de analizar si molestan o no y a quién. Para este Sr. Caldera, el problema esta en las afueras, donde "no huele", otra cosa sería en el centro de Madrid, donde ya no se lo pueden permitir por prestigio. Todo politiqueo, que asco!!.
Si vas a hacer una barbacoa me apunto.

Sermau dijo...

Gracias por leer el blog. Igual lo de la barbacoa se retrasa por lo de los permisos y tal pero ya te avisaré cuando la haga.
Saludos.