lunes, 23 de febrero de 2015

La película “Ocho apellidos catalanes” será centralista



Gabilondo, Urdangarín, Zubizarreta y Arguiñano por parte de padre e Igartiburu, Erentxun, Otegui y Clemente por parte de madre. ¿Se acuerdan? Éstos eran los apellidos que decía tener el protagonista de la genial y desenfadada película “Ocho apellidos vascos”, el éxito de taquilla (que no de los politizados premios Goya) más importante de la última década del cine español. ¿Y qué ocurriría si la costumbre se extendiera y la próxima producción tratará sobre los apellidos catalanes?

El Idescat, Instituto de Estadística de Cataluña, publicó la semana pasada los resultados del padrón de habitantes de la región catalana. En él, se reflejan algunos datos interesantes como que en Cataluña viven 7.518.903 personas, de las cuales 1.089.214 son extranjeras, el 14,5% del total,  siendo la comunidad marroquí la más numerosa con 226.818 personas, el 20,8% del total, seguido de los procedentes de Rumanía, China, Italia, Paquistán, Bolivia y Ecuador por este orden.


Pero lo que más nos ha llamado la atención es que el Idescat también ha contabilizado a la población catalana en función de sus apellidos, ¿Saben cuáles son los más comunes? ¿Acaso Capdevila, Roca, Llach, Guardiola, Doménech, Alemany, Albert o Balaguer? No. Descarten cualquier apellido etimológicamente catalán. El más común es… el mismo que en el resto de España: García. Cerca de 350.000 catalanes portan este apellido, ya sea como primero o como segundo. Le siguen, por este orden Martínez, López, Sánchez, Rodríguez, Fernández, Pérez y González hasta completar los ocho primeros. Luego aparecen Gómez, Ruiz, Jiménez y así hasta llegar al puesto vigesimosexto en el que encontramos el primer apellido 100% catalán: Vila, que identifica a 18.021 ciudadanos de Cataluña. Pujol aparecen el puesto 54; Durán en el 55 y Más en el 83. Como curiosidad decir que se apellidan Ferrusola apenas 118 personas. (Pueden encontrar la lista completa en este enlace).

¿Imaginan al protagonista de esta hipotética película dándole  a su futuro suegro la lista de los apellidos más comunes de la región para demostrar su catalanidad?  


Ni se es más inteligente ni más guapo por apellidarse Tarradellas que Herrero ni viceversa. Realmente importa poco a la hora de ser más o menos independista. El peligro es que apellidándose Agramunt no es necesario demostrar nada si se pertenece a un partido separatista, pero llamándose Francisco Pérez se deben hacer muchas demostraciones patrioteras para llegar a lo más alto. Y ya sabemos lo que el radicalismo lleva tras de si.