domingo, 7 de junio de 2015

Poemas de amor en los billetes de euro



Todo comenzó el pasado 25 de mayo cuando una tuitera imitó un relato del escritor Carlos Aymi escribiendo una frase en un billete de 5 euros. Satisfecha de su resultado, creó el hashtag #VersaTuBillete y lo subió a Twitter. A partir de ahí, la idea de la joven se ha extendido a través de la red social y miles de usuarios han escrito sus poemas en billetes de curso legal y subido su resultado, hasta el punto de haber llegado a “trending topic” en varias ocasiones.


Por supuesto que la idea no es nueva. No habremos visto pocos billetes de Manuel de Falla o de Benito Pérez Galdós pintarrajeados en nuestra vida. Lo que ocurre es que ahora, con la facilidad para divulgar nuevas modas a través de Internet, parece que estemos inventando el mundo.


Aunque son muchos los países en los que está penado estropear los billetes, creo que no se debería perseguir a estos poetas de las nuevas generaciones. Expresar ideas nobles, empleando el buen gusto y la originalidad y con las pocas palabras que caben en un billete (como si se escribiese un tuit)  no hace daño a nadie. Pero, de seguro, a esta oleada poética le seguirá otra en la que aparecerán los insultos, las mofas o los eslóganes políticos y comerciales. Y eso, ya no nos parecerá tan hermoso.