miércoles, 17 de junio de 2015

“Las redes sociales dan voz a una legión de idiotas”



Con esta aseveración se despachó el pasado miércoles en una rueda de prensa en Turín el célebre filósofo y escritor italiano Umberto Eco. Y la cosa no quedó ahí. El ganador del Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades en el año 2000 añadió: “las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas que antes hablaban solo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad. Se les silenciaba rápidamente y ahora tienen el mismo derecho a hablar que un Premio Nobel. Es la invasión de los necios”:

Internet y las redes sociales son un fenómeno relativamente reciente pero la sociedad ha reaccionado a las nuevas tecnologías tal y como lo estado haciendo durante varias décadas con la radio y, posteriormente, la televisión. ¿No han oído nunca la famosa frase de “seguro que es verdad; lo han dicho en la tele”? Lo que se dijese en la radio y la televisión iba a misa y pocos dudaban de su veracidad, aunque fuese evidente que en muchas ocasiones, mentían. Pues lo mismo ocurre con las redes sociales, pero con el agravante de que en esta ocasión el medio se ha simplificado y todo el mundo puede, si así lo desea, publicar “su” verdad fácilmente. Y muchos lectores se lo creen todo a pies juntillas.

Por cierto que al respecto de la televisión, el galardonado escritor afirma que “la televisión ha promovido al tonto del pueblo con respecto al cual el espectador se siente superior. El drama de Internet es que ha promovido al tonto del pueblo al nivel de portador de la verdad”.


Desde las pasadas elecciones locales y autonómicas hemos asistido a toda una avalancha de estupideces publicadas en las redes sociales, amplificadas luego en los medios tradicionales. Y lo que nos queda. 
Quizá el caso más conocido sea el del concejal (o ex concejal o vaya usted a saber qué) de cultura del Ayuntamiento de Madrid, Zapata, que publicó en su Twitter chistes macabros contra los judíos y las víctimas del terrorismo. Pero los integrantes de Podemos no tienen la exclusiva de la estupidez y famosos son los casos del alcalde de Baralla (Lugo), Manuel González,  cuando afirmó en 2013 que “los condenados a muerte por Franco se lo merecían” o el del concejal de Empleo de Villarrobledo (Albacete), Andrés Martínez cuando “sugirió” a una mujer que fue a pedirle trabajo con un bebé al Ayuntamiento que “o la das en adopción o te metes a puta”. En ambos casos, pertenecientes al PP.

Muchos han criticado las palabras de Umberto Eco y las han tildado de retrógradas y antidemocráticas y quizá no les falte razón. Internet ha provocado una imparable revolución que le ha dado la voz al pueblo. Y eso, indudablemente, es bueno. Lo difícil resulta separar el grano de la paja con lo que se encuentra en la red.

Por mi parte, decir que no puedo estar más de acuerdo con lo dicho por este genio. Simplemente aclararle que Internet no es más que un reflejo fidedigno de la sociedad. Y, visto lo visto, asusta bastante comprobar en qué sociedad vivimos