martes, 22 de marzo de 2016

Conozca la Fundación Bertín Osborne



Es el hombre de moda. A sus 61 años, Bertín Osborne está en la cresta de la ola y lo está aprovechando. Su día a día es infernal: tan pronto está grabando algunos temas en el estudio como aparece en una gran superficie para promocionar sus productos de alimentación, sin olvidar sus compromisos publicitarios y sus trabajos artísticos. Pero este hombre parece que está viviendo una segunda juventud y puede con todo.

Sin duda, su programa de entrevistas “En tu casa o en la mía” es el culpable de que Bertín luzca ahora más brillante que nunca. Un programa diseñado a su medida en el que el cantante es a la vez personaje y presentador y que está batiendo récords de audiencia semana a semana.


Además, Bertín Osborne continúa, tras cuatro exitosos años, con Arévalo y su obra teatral “Dos caras duras en crisis” recorriendo toda España, con fechas confirmadas hasta dentro de un año. También está triunfando con su gira “Crooner”, en la que el cantante cuenta con una banda de 25 músicos y que alcanzará los 35 recitales en 2016. Ya ha alcanzado el disco de oro (50.000 copias vendidas), algo muy difícil en la actualidad.

Pero el negocio que más le ilusiona es el Bertín Osborne Selección (BOS), la marca de alimentación del cantante madrileño. Comercializan 80 productos, entre los que se encuentran ibéricos, quesos, vinos, verduras, gazpacho y su producto estrella, “los picos”. Y con una buena parte de los beneficios que obtiene en BOS sufraga la que denomina “su joya”: la Fundación Bertín Osborne.

La Fundación nació casi sin haberlo planeado;  padres de Kike, un niño que nació con parálisis cerebral, Bertín y Fabiola pronto se dieron cuenta de que su caso provocaba el interés de muchas familias por conocer qué tipo de técnicas, terapias y tratamientos estaban empleando con su hijo.

Los padres con niños afectados por parálisis cerebral desconocen cómo pueden ayudar a sus hijos y carecen de la esperanza que ofrecen los tratamientos actuales y de las oportunidades que pueden brindarles. Existen terapias alternativas y los padres son parte fundamental en el desarrollo del cerebro de sus hijos y de sus capacidades motoras, cognitivas y sensoriales.


Para conseguir todo esto, la fundación presta ayuda, asistencia y orientación al entorno familiar mediante el desarrollo de programas de atención temprana y, si es necesario, ayudas monetarias directas previa 
acreditación de la existencia de tal necesidad.  

La resignación no es una solución y así lo explican, a quienes requieren su ayuda, las seis personas que trabajan en la Fundación Bertín Osborne, capitaneadas por su esposa Fabiola.  

Una gran labor en la que todos podemos ayudar. Para hacerse socios de la Fundación o, simplemente, realizar una donación, pueden encontrar información en la página web de la Fundación Bertín Osborne.

Un 10 para nuestro artista preferido. Y para su mujer Fabiola, por supuesto.