lunes, 1 de abril de 2013

Millonarias indemnizaciones en los despidos de Bankia, Novagalicia, CaixaBank...



Por desgracia, la crisis se alarga y los ajustes de plantilla están llegando también a las empresas más grandes de nuestro país. Los ERE se multiplican y afectan a empresas como TeleMadrid, Iberia, Orizonia... 

Lógicamente, la aplicación de la Reforma Laboral del pasado año aboca a todos los trabajadores afectados a recibir una vergonzante indemnización de 20 días por año trabajado con un tope máximo de 12 mensualidades, siempre que la empresa no quiebre al mismo tiempo, ya que en ese caso, el pago se traslada al FOGASA y la cantidad disminuye bastante.

Parecería normal que, dadas las enormes ventajas para las empresas, todas las que se encontrasen en apuros se acogiesen a la nueva Reforma Laboral a la hora de despedir a sus trabajadores. Sin embargo, existe un sector económico en el que no se aplican a rajatabla estos términos. ¿Se imaginan cual es? Efectivamente, el sector bancario. Les ponemos unos ejemplos recientes que explican porqué la primera huelga convocada en el sector en 25 años para reivindicar los derechos de los empleados en los ERE, fue desconvocada casi antes de empezar:

- CaixaBank: retira el despido de los 743 trabajadores de Banca Cívica y mejora las condiciones de las bajas voluntarias y las prejubilaciones. Los trabajadores menores de 57 años que se acojan a la primera modalidad, recibirán una indemnización de 45 días por año trabajado con un máximo de 42 mensualidades y un mínimo de 24.
En cuanto a las prejubilaciones, los empleados que tengan entre 53 y 59 años tendrán una indemnización del 60% del salario bruto fijo anual de 5 años así como el mantenimiento de las aportaciones al plan de pensiones Y cobrar de la Seguridad Social la jubilación a partir de entonces, naturalmente.


- Bankia: prejubilación para mayores de 54 años, con el 60% del sueldo bruto anual por 5 anualidades y el coste equivalente al convenio especial con la Seguridad Social que permite este tipo de prejubilaciones. A los menores de 54 años se les indemnizará con 30 días por año trabajado con un máximo de 22 mensualidades. Además, 2.000 euros por cada trienio, al que se suman otros de entre 4.000 y 24.000 por quinquenios y de entre 5.000 y 6.000 euros por acumular más de 25 años en algunas de las cajas que formaron parte de BFA-Bankia.

- Banco de Valencia y Novagalicia banco: prejubilaciones para los mayores de 54 años, que recibirán entre el 80% y el 85% de su salario anual neto y percibirán una compensación total que no podrá exceder los 250.000 euros. Para los menores de 54 años, bajas incentivadas con 30 días por año con un máximo de 36 mensualidades y 2.000 euros brutos por cada trienio trabajado. Además, se añade otra paga de entre 4.000 y 30.000 euros por cada quinquenio, mientras que los empleados con una antigüedad de más de 25 años percibirán otra compensación de entre 5.000 y 6.000 euros.


¿Les parece mucho? Pues es mentira: todavía han cobrado más. Conozco algunos casos de empleados en Bankia que desde hace cerca de un año (mucho antes de la presentación del ERE obligado por Bruselas), no han parado de recibir ofertas para abandonar el banco. Concretamente, un director de oficina central (en una población algo superior a los 50.000 habitantes) con 22 años en la entidad y menor de 50 años, ha percibido más de 300.000 euros por abandonar la empresa y una directora de sucursal, también menor de 50 años y con 24 años en el banco, 170.000. ¡Ya quisieran ambos haber cobrado esas cifras en 22 mensualidades tal como refleja el ERE! -¿Cómo no iba a aceptar? ¡Ni que estuviese loco!, me decía el primero de ellos.-


Soy de la opinión de que cada empresa, con su dinero, puede hacer lo que le plazca; ya le darán explicaciones a sus accionistas, que son los dueños. Pero lo que no es de recibo es que estos bancos nacionalizados (excepto CaixaBank que “sólo” ha recibido ayudas por quedarse algunos bancos y cajas quebradas) no se acojan a la Reforma Laboral y hagan de Reyes Magos con el dinero de todos los contribuyentes. ¿Y qué me dicen de las prejubilaciones con 54 años mientras el resto de los currantes tendremos que llegar a los 67?

PD. Se está imponiendo una nueva modalidad de despido en bancos que no han presentado un ERE con el fin de evitar “enfados” entre sus accionistas al comprobar el montante de las indemnizaciones. El tercer banco español realiza despidos catalogados como “procedentes” por nimiedades a empleados de los denominados “caros”. Antes de llegar a los tribunales laborales, éstos se transforman en improcedentes con el consiguiente acuerdo de indemnización millonaria. ¡Esto se llama innovar!