martes, 9 de septiembre de 2014

El IS provoca estrambóticas alianzas en Oriente Medio



Seguro que conocen aquella célebre frase que dice que “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”. Pues bien, esta afirmación es el pan nuestro de cada día en la política de Oriente Medio. Décadas combatiendo los unos contra los otros, injerencias de países poderosos (léase EEUU y Rusia) incluidas, y ahora todos se están poniendo de acuerdo para luchar contra la denominada “mayor amenaza para la seguridad mundial de los últimos tiempos”: el Estado Islámico o IS, también denominado hasta hace poco ISIS.

Tal es el miedo que se tiene a estos salvajes integristas que en la zona (y fuera de ella) están surgiendo alianzas entre naciones o grupos que hace apenas unos meses eran impensables. Les ponemos unos ejemplos:

- Arabia Saudí e Irán: los Sunis de Arabia Saudí y los Chiíes de Irán siempre han sido enemigos acérrimos (sobre todo a partir de 1979 con la llegada de los Ayatolás). Pues bien, a finales del pasado año, Arabia Saudí tuvo que aceptar a regañadientes un cambio de gobierno en Irak, destituyendo a Nouri al-Maliki y elegir un Chii (proiraní) para dirigir el país, con la esperanza puesta en que Sunís y Chiíes se unan en Irak en contra del IS. Arabia Saudí e Irán juntos de la mano, ¡ver para creer!


- Turquía y los kurdos del PKK: hace muchos años que Turquía está en guerra contra la etnia kurda, en especial contra el PKK que opera al norte de Irak. Esto no quita para que el gobierno de Turquía mirase hacia otro lado cuando las milicias kurdas sirias afiliadas al PKK rescataron a miles de Yazidies presos por los combatientes del IS. 
Es más, Turquía esta permitiendo el rearme, por parte de EEUU e Irán, de los grupos Kurdos iraquíes y no sería de extrañar que en un plazo corto de tiempo, tuviesen que dar su beneplácito al papel más activo de las milicias kurdas sirias contra el IS, milicias que no hace mucho atacaban con actos terroristas Turquía.
 Incluso se comenta que dentro del proceso de cooperación internacional, se podría convencer a un país rico (léase Arabia Saudí) para que prestase dinero a Turquía a cambio de una mayor cooperación en la lucha contra el IS. Erdogán se tapa la nariz y pone la mano.


- EEUU, China, Rusia y otros cuarenta países (España incluida, aunque sin previsión de enviar tropas: ¿esperamos una pronta acción militar en Libia o nos escondemos como siempre?): Da igual que Rusia no se hable con EEUU y Europa por la crisis de Ucrania o que entre todos estos países existan diferentes sistemas políticos, razas y religiones: todos se unen contra los criminales del IS. El problema es que tienen que hacer juegos malabares para poder intervenir. 

EEUU ve al IS como una segura amenaza de atentados terroristas en un futuro nada lejano, pero lo tienen complicado: si bombardean a los combatientes del IS en Siria, el régimen sanguinario de Assad podría aprovecharlo para concentrar sus tropas en la lucha contra los grupos rebeldes sirios respaldados por EEUU. ¿Solución? Bombardear con drones las posiciones en Irak del IS y rearmar a los kurdos del norte de Irak y Siria junto con Irán. ¿Problema? Que cuando más se acercan a Irán, más ofendidos pueden sentirse sus aliados Arabia Saudí e Israel y esto no interesa de ninguna de las maneras a los norteamericanos.

Otro país que ve con malos ojos a estos salvajes es Rusia. Chechenia no está muy lejos y no sería de extrañar una futura alianza con el IS que fomentara el activismo de los islamistas chechenos, la eterna pesadilla de Putin. Tampoco China se siente a gusto; los islamistas de la provincia noroccidental de Xinjiang cada día están más nerviosos y el ejemplo del IS podría ser letal.


- Qatar, Frente Al-Nusra, EEUU, rebeldes sirios: El Frente Al-Nusra es, ni más ni menos, ¡la facción oficial siria de Al Qaeda! Pues bien, cansados que los del IS les superaran en crueldad y protagonismo, han decidido unirse en su contra y ya trabajan abiertamente con grupos rebeldes sirios (apoyados por EEUU) y negocia con Qatar su intervención en una posible coalición internacional en contra del IS.

- Israel y Egipto: aunque su relación cada día se tensa más, trabajan juntos para asfixiar a los palestinos de Hamas, grupo que ya ha mostrado sus simpatías por el IS.



Como ven, alianzas de todo tipo entre países que se llevan a matar. Si para luchar contra un enemigo común se pueden unir, ¿por qué no hacer un esfuerzo, dejar a un lado las diferencias y los intereses y conseguir la paz y la prosperidad no solo en esa región sino en todo el mundo? A ver si lo comprenden de una vez; ¡¡¡lo deseamos toda la humanidad!!!