lunes, 28 de septiembre de 2015

¿Ahorra energía en su casa? ¡Enhorabuena! Pagará menos IBI



¿Es usted de los que se le escapa algún cachete a sus hijos cuando éstos hacen algo mal o de los que les premian cuando hacen algo correctamente? Pues “papá” Estado parece que ha decidido tomar la segunda vía y olvidarse de ejercer de”poli malo”.

El PP presentará una enmienda a los Presupuestos Generales del Estado (o sea, que aparecerá si o si en los presupuestos) que modifica la Ley Reguladora de las Haciendas Locales para que los Ayuntamientos puedan, a partir del 1 de enero de 2016, regular una bonificación sobre la cuota íntegra del IBI de naturaleza urbana en función  de la calificación energética de los inmuebles, llegando hasta un 20% para los más eficientes.

A los edificios que tengan la calificación más alta, “A”, se podrá introducir una bonificación de hasta el 20%, Para los de calificación energética “B” será de hasta el 16%; para los “C” hasta el 12%; los “D” un máximo de 8% y los “E” hasta un 4%. Los que tengan calificación energética “F” o “G” o que no dispongan de certificado energético no podrán beneficiarse de ninguna bonificación.


Para los edificios de nueva construcción o para los usados que se vendan o alquilen  existe la obligación de tener este certificado antes de la entrega de llaves, pero si su edificio no dispone de esta calificación, ésta deberá ser acreditada ante el Ayuntamiento por el sujeto pasivo mediante la aportación del certificado regulado en el Real Decreto por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios. Estos certificados los pueden emitir técnicos competentes que estén en posesión de titulaciones habilitantes para la redacción de proyectos o dirección de obras de edificación o para la realización de proyectos en sus instalaciones térmicas. Existen numerosas empresas y profesionales que los pueden emitir; pueden preguntar a su suministrador habitual de energía o en su Ayuntamiento.

Con todo esto, el Gobierno pretende fomentar la construcción y adquisición de inmuebles energéticamente eficientes e incentivar las obras y reparaciones en el hogar encaminadas a conseguir esta eficiencia óptima. Como decíamos al principio, parece que quieren acabar con sanciones e imposiciones y pasar a las bonificaciones cuando se hagan bien las cosas. Ya saben como somos las personas: si puedo ganar algo, me conciencio ecológicamente; si me sancionan, escondo los problemas y que le den al medioambiente. 


¿Cómo conseguir una vivienda eficiente energéticamente? Son varios los puntos que tenemos que tener en cuenta para que nuestro hogar no malgaste energía y poder cumplir con las normativas. Les recordamos algunos:

- Aislamiento en puertas y ventanas, con doble cristal o doble ventana y carpinterías con rotura de puente térmico. No olvide aislar los cajetines de las persianas.

- Sistemas de acumulación de agua caliente, mucho más eficaces que los de producción instantánea.

- Grifos con monomando y sistemas con doble pulsador en el WC.

- Purgar los radiadores una vez al año para eliminar el aire y no cubrirlos mientras estén funcionando.

- Aprovechamiento de la luz natural y pintura clara en paredes y techos.

- Utilización de lámparas de bajo consumo y LED.

- Ajustar la temperatura de los termostatos a 21º en invierno como máximo y 24º en verano como mínimo.



Y una vez que se meten en faena con el IBI, ¿por qué no rebajan el valor catastral de los inmuebles en la misma proporción que ha bajado el precio de venta de los mismos? Seguro que de esa forma también pagaríamos menos. Mucho menos.