sábado, 19 de noviembre de 2016

Frases célebres del “catedrático” Homer Simpson



La Universidad escocesa de Glasgow está a punto de empezar a impartir el curso llamado “D´oh! The Simpsons Introduce Philosophy” en el que se buscará analizar cómo funciona la famosa serie animada desde un punto de vista filosófico.

¿Cómo es posible que una Universidad de renombre se aventure a realizar estudios sobre estos personajes?, nos preguntamos más de uno. Según anuncian en la presentación del curso, “Los Simpson es uno de  los instrumentos más grandes del mundo moderno, en parte debido a que están llenos de filosofía. Aristóteles, Kant, Marx, Camus y las ideas de muchos otros grandes pensadores están representadas en lo que, posiblemente, sea una de las formas de filosofía más puras: las caricaturas”.


Quizá resulte un poco exagerado, pero tenemos que reconocer que esta familia que llegó a las pantallas de nuestros televisores hace más de 20 años nos ha dejado momentos inolvidables, sobre todo por parte del cabeza de familia, Homer Simpson. Incluso su nombre de pila es un guiño de su creador, Matt Groening, al fañoso filósofo griego Homero.

Les dejo las frases que, particularmente, más me han impactado… o más me han hecho reír de este personaje. Un monumento a la estupidez humana que, en muchas ocasiones, nos hace recapacitar sobre nuestro comportamiento.

¡Operadora! ¡Deme el número para el 911!

Normalmente no rezo, pero si estás ahí­, por favor, sálvame Superman.

Hijos, lo intentasteis al máximo y fracasasteis. La lección es: no intentarlo nunca

¡No soy un mal tipo! Trabajo duro y quiero a mis hijos. Entonces, ¿Por qué tengo que pasarme medio domingo escuchando cómo voy a ir al infierno?


Librarte de formar parte de un jurado popular es fácil. Solo tienes que decir que tienes prejuicios contra todas las razas.

No es fácil organizarse con una mujer embarazada e hijos con problemas. Pero de alguna forma consigo organizarme para ver la televisión 8 horas al dí­a.

Lisa, los vampiros son seres inventados, como los duendes, los gremlins y los esquimales.

Quiero compartir algo contigo: Tres pequeñas frases que te ayudarán a lo largo de tu vida: 1- ¡Cúbreme!, 2- ¡Buena idea Jefe!, 3- Estaba así­ cuando llegué.

¿Recuerdas aquella postal que nos envió el abuelo desde Florida de un cocodrilo mordiendo el trasero de una mujer? A todos nos pareció muy divertida. Pero estábamos equivocados. Ese cocodrilo estaba acosando sexualmente a esa mujer.

¡Televisión! Maestro, madre, amante secreta.


Si algo va mal en la central nuclear, culpa al tipo que no puede hablar el inglés.

Toda la vida he tenido un sueño: conseguir todos mis objetivos.

Creo que el jefe me escogió por mi capacidad de motivación. Todos dicen que tienen que trabajar mucho más cuando yo estoy cerca.

Si algo es difícil y duro de hacer, entonces no merece la pena hacerlo

“Para Empezar Presionar Cualquier Tecla” ¿Dónde está la tecla “Cualquier”?

Nosotros no necesitamos ir a clases de inglés, de todas formas nunca iremos a Inglaterra


Intentarlo es el primer paso hacia el fracaso.

Me gusta mucho tener ideas contradictorias porque así, aunque siempre estoy equivocado, siempre tengo la razón

Tendrá todo el dinero del mundo, pero hay una cosa que nunca podrá comprar: un dinosaurio
Soy casi rico...! puedo alquilarme lo que quiera

Marge, ¿cuántos hijos tenemos? ¡No! No hay tiempo para contar. Lo pondré a ojo: ¡nueve!

Y de beber, albóndigas


No te angusties por la muerte de Krusty, la gente muere constantemente, tú mismo podrías morir mañana. Buenas noches hijo

No te prometo que lo intentaré, pero prometo que intentaré intentarlo

Y dejo para el final la mejor de todas: un monumento a la ignorancia matemática de las personas. 

Hijo mío, hay tres tipos de personas, las que saben contar y las que no.