jueves, 17 de noviembre de 2016

La maca, una viagra mejorada, también para ellas



Si les nombro el Citrato de Sildenafilo, seguro que muchos de ustedes (me incluyo a mi mismo  hasta hace un rato) no sabrán de lo que les hablo; ahora bien, si la palabra que sale de mis labios es viagra… ya todos sabemos a lo que nos referimos.

Las famosas “pastillitas azules” empezaron a popularizarse a finales de la década de los noventa del pasado siglo. Lo que en un principio estaba diseñado para usarse en la hipertensión arterial y la angina de pecho, pronto reveló sus efectos beneficiosos para tratar la disfunción eréctil. Vamos, que los individuos que realizaron los primeros ensayos cíclicos, acabaron con notables erecciones de pene.


Tras la aprobación para su uso por parte de las distintas administraciones sanitarias en 1998, su éxito resultó imparable, para alegría de la farmacéutica Pfizer que fue quien consiguió la patente.

Pero puede que el liderazgo de la viagra esté tocando a su fin. A 4.000 metros sobre el nivel del mar, en zonas de Perú, Bolivia y Ecuador, crece una planta, la maca, con unas cualidades que superan en muchos casos a la del célebre fármaco.


La parte que se utiliza de la planta en su raíz, de unos 5 centímetros de longitud y anchura de entre 3 y 6 centímetros. Su color varía y puede ir del amarillo o rosa claro al violeta oscuro o negro. Según este color, sus efectos pueden ser diferentes.

Fueron los indígenas quienes la descubrieron y quienes ya la usaron como afrodisíaco y como remedio para curar diversas enfermedades. Y es que como si fuese el auténtico “Bálsamo de Fierabrás”, la maca mejora la memoria y el aprendizaje, aumenta el rendimiento deportivo, disminuye la ansiedad y regula la función del sistema endocrino. Pero la gran diferencia con la Viagra reside en que también mejora las experiencias sexuales de las mujeres, aumentando considerablemente su libido. Por último, también es perfecta para aquellas parejas que buscan denodadamente la fecundación ya que incrementa la cantidad y movilidad de los espermatozoides.


De momento, las exportaciones de este vegetal se han duplicado desde el 2014 y  ya se ha popularizado en el resto de Sudamérica como alternativa natural a la Viagra y amenaza con extenderse al resto del mundo. Por si esto fuese así, los países andinos se han preparado y en apenas tres años casi han triplicado la extensión de terreno dedicado a este cultivo.