martes, 13 de septiembre de 2011

¿Ganan los profesores españoles lo que se merecen? Sepa cuanto cobran.



Supongo que todos ustedes son conocedores de la que se está armando en este país (y lo que queda por venir) por culpa de los recortes que algunas comunidades autónomas, totalmente ahogadas económicamente, han empezado a aplicar en el mundo educativo.

Aparte de otras, la medida que más revuelo está causando es la que se quiere aplicar en la Comunidad de Madrid referente al aumento de las horas lectivas de los profesores. Si se lleva a cabo, éstas pasarían de 18 a 20 semanales con lo que la comunidad lograría reducir el número de docentes y, por consiguiente, rebajar los costes educativos.


Todo el colectivo se ha puesto en pié de guerra argumentando que esta medida supondría un deterioro de la calidad educativa. En realidad, lo único que les importa a los sindicatos de la educación (que no a los profesores) es que mantengan  en su puesto al ejército de interinos que ahora están contratados (pagándolos entre todos) y que, de aumentar las horas lectivas el resto, perderían irremediablemente su trabajo. Ahora bien, si los alumnos reciben las mismas horas de clase ¿por qué se tiene que rebajar la calidad educativa?

Debemos aclarar dos cosas: la primera es que, por ley, los profesores pueden estar obligados a realizar hasta 21 horas lectivas semanales y la segunda es que hay que diferenciar entre horas lectivas y horas presenciales. En realidad, la mayoría de profesores, aparte las 18 horas de rigor, dedican 5 horas más a guardias, 2 horas a tutoría, 1 hora a tutoría individualizada, 1 hora de atención a padres, 1 hora a mantenimiento de centro y otras 5 a índole personal (preparar las clases, corregir...). En teoría 35 horas semanales aunque, leyendo detenidamente los conceptos, dudo mucho que, en realidad, alguno sobrepase las 25.

Por si todo esto fuera poco, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), ha presentado hoy su informe “Panorama de la Educación”, con datos recabados en 2009 en diversos países, con esta llamativa conclusión: Los profesores españoles son los que más horas trabajan pero también los que más cobran.


Según sus datos, las horas netas de clase que está obligado a impartir el profesorado español superan la media de los países de la OCDE y de la UE, tanto en primaria como en secundaria. En primaria, un profesor español debe impartir 880 horas anuales de clase, frente a las 779 horas anuales que se dan, de media, en los países de la OCDE y las 755 en la UE. En cuanto a secundaria, los docentes españoles deben impartir 713 horas de clases, frente a las 701 de la OCDE y las 659 de la UE.

Ahora bien, ¿y el sueldo? Pues en consonancia con las horas trabajadas. Según el estudio de la OCDE, un profesor de primaria en España gana 35.907 euros anuales al comenzar y 50.105 en la escala máxima, más que la media de la OCDE (entre 26.512 y 42.784 euros). En secundaria, los docentes de nuestro país ganan entre 40.923 euros y 57.304 euros, también más que la media internacional, que no llega a los 30.000 euros en la retribución inicial y está en torno a los 47.000 en la retribución máxima.

Los profesores de primaria españoles ganan más que los franceses, que los italianos, que los estadounidenses o que los suecos y sólo son superados por los alemanes, que ganan entre 40.000 y 54.000 euros, y por los irlandeses y los japoneses, que ganan 60.000 y 54.000 euros, respectivamente, al final de su carrera. En cuanto a los de secundaria, los españoles son los que más ganan al comenzar su carrera, sólo por detrás de Alemania (48.000 euros) y quedan en cuarta posición mundial cuando alcanzan la máxima retribución, superados por Alemania, Holanda e Irlanda. Todos estos datos, por supuesto, a precios constantes, sin tener en cuenta la diferencia de nivel de vida existente entre España y los países que hemos nombrado.   


Sería ahora muy fácil acusar a los profesores de poco solidarios con los problemas económicos de España al no querer realizar dos horas lectivas extra (remuneradas aparte) a la semana. También sería sencillo considerarlos unos egoístas por amenazar con realizar una huelga si se aplica esta medida, cuando podría decirse que son unos privilegiados al cobrar tres veces más que la mayoría de españoles (mileuristas), trabajando, como mucho, 35 horas semanales y con el trabajo asegurado “de por vida”.

Pero no vamos a empezar con reproches; queremos suponer que si se lo pagan será por que se lo merecen. Ahora bien: si nuestros profesores son los mejor pagados de la UE (o sea, los mejores) y sus alumnos los que más horas se pasan en las aulas, ¿por qué estamos a la cola en cuanto a resultados académicos y el fracaso escolar aumenta año tras año? 

El fracaso escolar es culpa de todos: docentes, alumnos, padres y, por encima de todos, de los políticos y sus inútiles planes educativos. Es hora de que cada uno pongamos nuestro granito de arena para solucionar este problema. Sin una buena educación, el futuro puede ser incluso peor que el presente.  

PD. Seguro que algunos profesores nos dejarán sus amables opiniones tachándonos de mentirosos e indicándonos que ya quisieran cobrar esos sueldos. Suponemos que la OCDE no se los habrá inventado, ¿verdad?