martes, 3 de enero de 2012

Las españolas prefieren antes a los hombres ricos que a los atractivos



Y la diferencia es abismal. Según una encuesta telefónica realizada entre 1.500 personas de toda España en el último trimestre del pasado año por la empresa Procter & Gamble, nada menos que el 81% de las mujeres reconocieron que a la hora de buscar a su compañero sentimental prefieren a los hombres adinerados antes que a los físicamente atractivos.

Pues si; 8 de cada 10 españolas prefieren a los ricos antes que a los guapos. Y esta proporción aumenta incluso entre las mayores de 33 años (hasta el 86%) y es más notable entre las gallegas (90%) y madrileñas (89%) que entre las catalanas (73%) o valencianas (75%).

La encuesta nos ofrece más datos: junto al ya conocido 81% que prefieren a un hombre con una posición económica desahogada, el compromiso por los hijos es mencionado por el 68%, la pasión por el 57%, que se implique por las tareas domésticas por el 32% y el atractivo físico por el 19%.


Junto a ello, las españolas prefieren que sus parejas sean divertidas (54%) y con una personalidad conciliadora (56%) antes que sea una persona seria y cumplidora (45%). Además, casi la mitad de las entrevistadas (47%) consideran que su descripción de “padre ideal” coincide mucho con la que hubieran hecho sus madres.

¿Y los hombres? ¿Saben lo que buscan las mujeres en ellos? Pues al parecer… si. Según la encuesta, el 77% es consciente de la importancia que dan ellas a la posición económica, también saben que deben poner el acento en la pasión (68%) y en ocuparse de los hijos, aunque en este punto piensan que en la misma medida que implicarse en el hogar. Y reconocen que se aprovechan de estos conocimientos para ligar echando mano de su imagen de “padre ideal”.

Supongo que pronto aparecerán las interpretaciones antropológicas que nos dirán que desde que la raza humana existe siempre ha sucedido esto: las hembras buscan la seguridad en el sustento de su familia y mientras en la prehistoria esa seguridad la daba el hombre más fuerte, ahora la da el más rico. También habrá otros que justificarán estos datos en la catastrófica situación económica que padecemos y que si esta encuesta se hubiese realizado hace cuatro o cinco años, los resultados hubiesen sido otros.


Personalmente creo que para analizar esta encuesta nos falta un dato fundamental: la situación económica de las encuestadas. La vida de las mujeres ha cambiado mucho en el último siglo y sobre todo en las últimas décadas. Muchas son totalmente independientes económicamente; por lo tanto ¿por qué tendrían que buscar en un hombre aquello que ya poseen?  

Y no olvidemos que se está comparando dinero con atractivo físico y no con bondad e inteligencia. Suponemos que de haber hecho esta comparación, los resultados hubiesen sido otros.

Por cierto, ¿y qué buscan los hombres en su compañera sentimental? ¿Dinero? ¿Atractivo físico? ¿Pasión? ¿Cuidado de los hijos y el hogar? Todo al mismo tiempo. ¿O creían que me iba a decantar por la segunda opción?.

2 comentarios:

José Luis de las Muelas dijo...

Bueno por lo menos sé por qué me quiere la mía ya que lo del dinero no creo que sea jejejejeje

A mí me ha subido la moral!

Sermau dijo...

Al leer la noticia pensé: ¡¡Ostras!! ¿Y los que no tenemos ni lo uno ni lo otro?
Deduzco que aquella tarde, la pillé bastante despistada.