lunes, 16 de enero de 2012

Don Juan Carlos y Doña Sofía ¿36 años sin acostarse juntos?



Acaba de publicarse un libro que, sin ninguna duda, dará que hablar. La periodista Pilar Eyre ha escrito un libro titulado “La soledad de la Reina en el que ha sacado a la luz algunos episodios de la vida en común de los Reyes de España no muy conocidos hasta la fecha.

Según la periodista, la pareja se casó casi de rebote, ya que tanto Sofía como Juan Carlos tenían otros pretendientes. No obstante, después de contraer matrimonio vivieron un tiempo en el que la Reina, entonces Princesa, vivió los momentos más alegres de su vida".

La polémica del libro empieza con la afirmación de que "ellos sólo fueron pareja en el sentido marital hasta la muerte de Franco". Según la periodista, Franco tenía miedo de que Don Juan Carlos, siguiendo las costumbres borbónicas de sus antepasados, le fuese infiel a Doña Sofía y por ello le pidió al General Armada un decálogo de conducta para que el Príncipe respetase a la entonces Princesa. Al parecer eso fue así hasta la muerte del dictador, momento en el que el Rey comenzó a aceptar los ofrecimientos que desde hacía muchos años le habían hecho muchas señoras de la corte, artistas y nobles.

Según Pilar Eyre "la primera infidelidad de la que fue testigo la Reina fue en enero de 1976 (tardó poco) y a partir de ahí ya no volvieron a tener intimidad conyugal y construyeron habitaciones separadas. Al parecer el Rey estaba en una cacería y la Reina fue a darle una sorpresa con sus hijos. Cuando llegaron estaba todo cerrado y no se veía a nadie por allí hasta que apareció el perro del Rey (no es un juego de palabras). Desde ese día los Reyes duermen separados”.


La periodista continua diciendo que "el Rey ha estado con más de 1.500 mujeres" y que su última “novia” es una alemana muy joven de nombre Corina, aunque todas las anteriores tenían una edad más adecuada para él". Al parecer, al Rey le gustan rubias, altas y de una belleza serena además de discretas, aunque esto último no hacía falta que nos lo aclarase.

Por último nos desvela que "el Rey sigue teniendo gran amistad con sus amigas y suele verlas a menudo con o sin conocimiento de la Reina Sofía".


De sobra son conocidos los rumores de sus aventuras con artistas del renombre de Paloma San Basilio o Bárbara Rey (videos comprometedores incluidos) y todos tenemos un conocido que a su vez conoce al padre de un integrante de la Guardia Real que chismorrea sobre las idas y venidas de diferentes cortesanas por el Palacio de la Zarzuela, pero, ¡ostras! ¡1.500 mujeres a lo largo de 36 años! Casi una diferente por semana. ¡La envidia de media España!

Soy de la opinión de que cada uno con su vida privada puede hacer lo que le plazca. El problema, en este caso, es que la vida privada de Su Majestad incumbe a todos los españoles. Si el “primer español” se comporta así como marido, todos podemos sospechar que como Rey puede dejar mucho que desear.


Como suele decirse, la Monarquía no sólo tiene que ser honrada sino que además tiene que parecerlo. Demasiados líos surgen últimamente para que más de uno empiece a sospechar: problemas con sus yernos (con uno más que con el otro), rifirrafes con la prensa, accidentes sospechosos, excesos con la bebida, patrimonios que no se corresponden con sus ingresos… y ahora un libro en que nos pintan a Don Juan Carlos como la auténtica reencarnación de Giacomo Casanova. 

Sólo caben dos posibilidades, a cada cual más estremecedora: realmente el Rey con toda su Casa Real son así, tal como lo están describiendo unos pocos atrevidos periodistas… o la otra opción: ¿son todo invenciones y exageraciones y estamos asistiendo a un complot para derrocar a la Monarquía Borbónica en España? Si la primera opción es la correcta, están tardando en marcharse; si es la segunda, están tardando en salir a desmentir todas las acusaciones y denunciar a quien les difama.
Sea como sea, los españoles no podemos despertarnos cada día con un nuevo escándalo en la Casa Real.