lunes, 30 de enero de 2012

Los políticos españoles despilfarran 6.000 millones en 30 obras públicas innecesarias



A nadie se le escapa que estamos arruinados. Cada día que pasa nos fríen con más impuestos y recibimos menos prestaciones. Las administraciones públicas no tienen ni un miserable euro en sus arcas. ¿Qué ha pasado? Nos contarán que es a causa de la crisis, que han descendido los ingresos, que han aumentado los gastos sociales... Sin embargo, somos muchos (cada día más) los españoles que opinamos que el vacío en sus tesorerías está provocado, mayoritariamente, por su ineptitud, por su desfachatez y por sus continuos despilfarros del dinero ajeno.

El periódico de la Red “Libertad Digital” ha recopilado las 30 grandes obras públicas realizadas en los últimos años que están más escandalosamente infrautilizadas o incluso abandonadas. ¿Su precio? Más de 6.000 millones de euros, justo lo que espera recaudar el Gobierno de Mariano Rajoy con su reciente y demoledora subida de impuestos. 

No busquen colores políticos en estos desmanes. Si bien es cierto que unos más que otros, todos los partidos políticos han tenido algo que ver en este desastre.


Empezaremos con los aeropuertos. ¿Sabían que España es el país con más aeropuertos por habitante? No hay capital de provincia que se precie que no disponga de uno. ¡58 aeropuertos! Naturalmente, no hay pasajeros para todos ellos. Estos son los más escandalosos:

- Aeropuerto de Albacete: Su remodelación costó 7,5 millones y alberga una media de 23 pasajeros al día; 8.423 en todo 2011.

- Aeropuerto de Badajoz: Remodelado en 2010 por 20 millones. En 2011 tuvo 50.000 pasajeros. En 2012 han dejado de operar las dos líneas que operaban convirtiéndose en un nuevo aeropuerto fantasma.

- Aeropuerto de Burgos: También remodelado en 2008 por 45 millones. 35.000 pasajeros en 2011, menos de 100 al día.

- Aeropuerto de Castellón: 150 millones para un aeropuerto del que todavía no ha despegado ni aterrizado ningún avión por falta de permisos. Lo peor, una escultura a semejanza de Fabra a la entrada de 25 metros de altura y 300.000 euros de coste.

- Aeropuerto de Ciudad Real: El que querían que fuese el segundo aeropuerto de Madrid, costó 1.100 millones y ya ha cerrado.

- Aeropuerto de Huesca: 2.781 viajeros en 2011, 7 al día; 45 millones de coste.


- Aeropuerto de León: Se habla de 80 millones gastados por Zapatero en su nueva terminal y ampliación de la pista. 80.000 viajeros al año.

- Aeropuerto de Lérida: Costó 90 millones. No encuentran empresas para que se encarguen de su gestión ni compañías aéreas que operen en él.

- Aeropuerto de Logroño: 18 millones de coste en 2.003. Menos de 50 pasajeros diarios.

- Aeropuerto de Pamplona: 230.000 pasajeros al año, justo la mitad que hace cuatro años. En 2010 se inauguró su nueva terminal: 44 millones.

Toda esta juerga aeroportuaria nos ha costado más de 1.500 millones y conseguir el más difícil todavía: que AENA (con lo que cobra) tenga pérdidas todos los años.


Otro medio de transporte en el que nos estamos gastando lo que no tenemos es el tranvía, uno de los iconos del ecologismo y de la célebre “movilidad sostenible”. Desde luego que económicamente, no.

- Tranvía Metropolitano de la Bahía de Cádiz: si se termina, unirá ciudades como Chiclana, San Fernando, Jerez y Cádiz. Buenas intenciones con un coste de 224 millones.

- Tranvía de Jaén: la anterior alcaldesa socialista gastó 120 millones en construirlo y ahora ni siquiera pueden hacerse cargo de su mantenimiento y está parado.

- Tranvía de Jerez: ya ha costado un dineral y todavía está en estudio. Si se hace, valdrá, como mínimo, 168 millones.

- Tranvía de Parla: 120 millones en su construcción, más de 1.000 euros por habitante de Parla. El Ayuntamiento no puede pagar su mantenimiento y estuvo sin funcionar varios días a final del año pasado.


- Tranvía de Sevilla: dos kilómetros de longitud, cinco estaciones y 60 millones de gasto.

- Tranvía de Vélez – Málaga: 25 millones de euros para la mitad de pasajeros que se esperaban. Ostenta el dudoso récord de haber tenido 30 accidentes en 5 años.

- Tranvía de Zaragoza: costará 400 millones, aunque de momento sólo hay 12 kilómetros funcionando.

Si todo esto ocurre con los tranvías, miren lo que sucede en el caso de algunas estaciones, tanto de metro como de AVE:

- Estación de Santa Rosa, Barcelona: La L9 del metro de Barcelona se presupuestó en 2.600 millones y ya pasa de ¡16.000! Claro que con estaciones de 31,7 millones de euros...

- Estaciones del AVE en Cuenca y Utiel – Requena: Cuenca tiene una población de 60.000 habitantes y una estación que ha costado 20 millones. Por la de Utiel – Requena pasan cada día 50 viajeros y costó 12 millones.


En el campo sanitario, destaca con fuerza Hospital Universitario Central de Asturias, en Oviedo. Tendrá 250 camas menos que el anterior y se ha demorado su construcción cerca de un lustro. Se presupuestó en 205 millones y, con un poco de suerte, su coste no sobrepasará los 1.300.


Vamos con la cultura, el deporte y los Palacios de Congresos:

- Caja Mágica, Madrid: destinada a albergar los hipotéticos Juegos Olímpicos de Gallardón, actualmente, tras la marcha del baloncesto, sólo se usa un par de semanas al año. Costó 300 millones, un 250% más de lo presupuestado.

- Ciudad de la Cultura, Santiago de Compostela: el sueño megalómano del recientemente fallecido Manuel Fraga ya ha costado 400 millones de euros y sólo se han construido dos de los seis edificios proyectados. La programación cultural para llegar a rentabilizarlo es prácticamente inexistente.


- Ciudad del Circo, Alcorcón: 120 millones para una “ciudad del circo” en una ciudad de 170.000 habitantes. Y para realizarla tuvieron que derribar una biblioteca. Sobran las palabras.

- Museo Pablo Serrano, Zaragoza: sustituye al anterior construido en 1994. El “Mazinger” ha costado 18,7 millones de euros.


- Palacio de Congresos, Huesca. Una ciudad de 50.000 habitantes con un Palacio de Congresos de 30 millones. Si al menos se utilizase... un congreso y cuatro ferias en los últimos seis meses. El mantenimiento se come el presupuesto municipal.

- Palacio de Congresos, Oviedo. No podía faltar una obra de Calatrava en esta lista. 350 millones en un Palacio de Congresos.


- Ayuntamiento de Madrid: el valor histórico del edificio hace que lo incluyamos en este apartado. El nuevo edificio del Ayuntamiento de Madrid, en el antiguo Palacio de las Telecomunicaciones, ha costado la friolera de 530 millones.


Y acabamos con unas edificaciones de difícil catalogación pero de elevado precio:

- Cúpula del Milenio, Valladolid: el Ayuntamiento creó un “espacio multiusos” reciclando un pabellón de la Expo de Zaragoza por apenas 16 millones. Lo malo es que nadie sabe para que sirve.

- Setas de la Encarnación, Sevilla: tampoco sabe nadie para qué sirve. Es la foto que encabeza el post. Encajonado en una plaza del centro de Sevilla, sirve como espectacular mirador. Claro que un mirador de 123 millones...


En fin, podríamos continuar con lo que cuestan miles de kilómetros de líneas de AVE infrautilizados, algunas autovías y autopistas semidesérticas, varios puertos sobredimensionados... obras cuyo coste total indudablemente sobrepasa a lo aquí descrito, pero nos quedamos con estas 30 obras innecesarias; 6.000 millones de euros; justo lo que espera recaudar Rajoy con la subida en el IRPF.

Cuando a final de mes vea su nómina reducida, ya sabe lo que está pagando.

.

1 comentario:

José Luis de las Muelas dijo...

Normal, es más fácil gastar dinero que no se ha tenido que ganar con sudor propio.

A ver si se dan cuenta de que no es su dinero!!!!