sábado, 17 de octubre de 2015

Lo que la película Regreso al Futuro II acertó (y falló) de 2015



Lo recuerdo perfectamente. Corría el mes de octubre de 1985 (¡qué mayores nos hemos hecho!) cuando, al pasar ante unos cines, me llamó la atención el título de una película: “Regreso al Futuro”. Me decidí a entrar pues siempre he sentido debilidad por las películas de ciencia ficción y debo reconocer que cuando acabó estaba entusiasmado. Me encantó. Puede que sea porque era joven por aquel entonces, pero la originalidad del guion, el ritmo de la película, la música, los actores… en fin, que me gustó.  Y lo mejor de todo fue la última escena en la que Doc avisa a Marty de los problemas que tenía su familia en el futuro y de que tenían que acudir allí, 30 años después, para solucionarlos lo antes posible: ¡habría segunda parte! 


Y así fue. Unos años después estrenaron “Regreso al Futuro II”, una película que, aunque recomendable,  ya no tuvo la frescura de la primera entrega. Pero, sin duda, lo más llamativo, lo que sobresalía de la película y por lo que todavía  la recordamos con cariño, fueron sus predicciones sobre cómo sería el mundo en 2015. Nuestros amigos llegaban con su coche al día 21 de octubre de 2015 (el próximo miércoles) y se encontraban con un panorama muy diferente al que dejaban atrás. Un mundo futuro repleto de nuevos avances. ¿Acertaron los guionistas con sus predicciones? Vamos a comprobarlo.


- El fax y las pantallas planas gigantes de televisión. Les aseguro que en 1985, el fax ya existía, pero los pocos que había eran de papel continuo enrollados en una bobina. En 30 años, el fax con folios se inventó y, prácticamente, ha pasado a la historia. En cuanto a la televisión, incluso las tenemos más grandes en nuestros hogares.    



- Gafas televisión. Aunque ya están inventadas y, en algunos casos, empiezan a comercializarse, unas gafas con las que poder ver la televisión todavía no las tenemos en nuestros hogares. Les aseguro que las tendremos muy pronto.



- Prismáticos de alta resolución. También inventados y hace bastantes años.



- Gasolinera automática. Para desgracia de los trabajadores del sector, las gasolineras sin empleados ya están muy extendidas en 2015.



- Cerraduras con reconocimiento de huellas dactilares. Aunque no muy extendidas, ya existen y son numerosos los aparatos electrónicos (teléfonos, tablets, portátiles…) que incorporan este tipo de lectores que sustituyen a las contraseñas.



- Zapatillas del futuro. Basta con ver la foto. No se ajustan al tobillo, pero son casi idénticas.



- Hologramas. No los tenemos tan realistas como los de la película, pero ya existen muchas variedades de representaciones publicitarias en 3D y algunos hologramas, aunque de menor tamaño.



- Personajes. ¡A ver quien se atreve a negarme que la chica de la barra es Miley Cyrus!



Hidratantes de comida. Hasta aquí aún no hemos llegado. Conseguir que una pizza del tamaño de una moneda se haga gigante en 15 segundos aún no está a nuestro alcance. Nos tenemos que conformar con calentarlas en el microondas.



- Correas automáticas para pasear perros. En esto sí que no acertaron, para desgracia de los dueños de perros urbanos. Pero existen los drones y de ahí a las correas…



- Monopatín aéreo. Fue el momento más impactante de la película y nos sorprendió quizá más que la existencia de coches voladores o máquinas del tiempo. Aun sin inventar, desde luego, aunque ya sabemos de la existencia de algunos prototipos. A cambio, podemos disfrutar de las famosas Segway.



- Combustibles a partir de desperdicios. No existen motores alimentados por desperdicios de comida. Por desgracia. Algún biocombustible que otro, pero nada comparado con esto.



- Coches voladores. Aquí sí que fallaron en sus predicciones. Completamente.


- Michael J. Fox. Los años no pasan para nadie, pero Don Michael, a pesar de su enfermedad, está mucho mejor de lo que preveían en la película.

A pesar de los errores, creo que habría que darles un premio a los guionistas. Adivinar lo que ocurrirá dentro de 30 años no es nada fácil. Y si no, prueben a imaginar cómo será el mundo en el año 2045 y apúntenlo en una chuleta. Dentro de 30 años, hablamos.   


1 comentario:

Encarna Morin dijo...

Muy buen texto. Recuerdo esta película en su estreno y realmente ha sido un lujo hacer este recorrido ahora.