lunes, 21 de mayo de 2012

Los “divertidos” despilfarros griegos que les han llevado a la quiebra



 “Quien mal anda, mal acaba”, dice el sabio refranero español. Como de costumbre, no se equivoca. Grecia está completamente quebrada. Ya ha incumplido el pago de su deuda; se niega a realizar los durísimos ajustes que le imponen desde la UE para seguir prestándole dinero y su salida del euro parece inminente. El posterior empobrecimiento del país va a ser inevitable.

¿Cómo han llegado a esta situación? No ha sido por castigo divino precisamente. Los griegos lo han buscado y, al final, lo han encontrado. Les dejamos algunos ejemplos de ello:

- El ministro de Agricultura creó una unidad no contabilizada que daba empleo a doscientas setenta personas para digitalizar las fotografías de las tierras públicas griegas. El problema fue que ninguna de las doscientas setenta personas tenía experiencia alguna en el campo de la fotografía digital. Sus profesiones eran otras: carteros, peluqueros, agricultores, gente del partido...

- El sistema de enseñanza pública es escenario de una pasmosa ineficiencia: uno de los sistemas peor valorados de Europa y que tiene ¡cuatro veces más profesores por alumno que Finlandia! Los griegos que mandan a sus hijos a las escuelas públicas sencillamente dan por sentado que tendrán que contratar profesores particulares para que aprendan algo.  


- Los Ferrocarriles Nacionales tienen unos ingresos anuales de cien millones de euros frente a unos gastos, también anuales, en personal de cuatrocientos millones y trescientos millones de euros en otros gastos. El empleado medio de los ferrocarriles estatales gana ¡sesenta y cinco mil euros al año! Hace dos décadas, un próspero empresario llamado Stefanos Manos (después ministro de Finanzas), señaló que sería más barato meter a todos los pasajeros de los ferrocarriles griegos en taxis. A día de hoy, sigue siendo verdad.»

- El sistema sanitario público griego invierte en suministros mucho más que la media europea. ¿Son más proclives los griegos a caer enfermos? Según los estudios, no. Quizá influya el que enfermeras y médicos salgan de los hospitales con los brazos cargados de toallas de papel, pañales y cualquier otra cosa que puedan sacar de los armarios de los suministros.

- En Grecia, los bancos no hundieron al país; fue el país quien hundió a los bancos. Hasta treinta mil millones fueron prestados... y nunca más se supo de ellos.


- Grecia es el único país europeo que no tiene ningún Registro Nacional de la Propiedad. Sin saber donde ha comprado un individuo un terreno, la dirección de éste y a quien, Hacienda tiene muy difícil cuadrar los datos. Como mucho, existen libros escritos a mano muy difíciles de descifrar. Difícilmente se podrán cobrar impuestos de algo que no se sabe que existe.

- Después de treinta años muertos, muchos griegos continúan cobrando su pensión de jubilación.

- Grecia tiene el porcentaje más alto de trabajadores por cuenta propia de Europa. No hay nada más fácil para engañar a Hacienda que ser autónomo.

- “El déficit previsto inicialmente en siete mil millones de euros se transformó, finalmente, en más de treinta mil” Tan pronto el nuevo ministro de Finanzas tuvo la cifra, se fue a la reunión mensual de ministros de economía de la UE. "Cuando les comenté la cifra se oyeron gritos ahogados de sorpresa. Me entraron ganas de decirles que ellos deberían haberse fijado en que los números de los presupuestos cuando se presentaron, no cuadraban. Pero el problema era que yo estaba sentado detrás de un letrero que decía 'Grecia' y no de uno que dijera 'El nuevo gobierno de Grecia'”. Como pueden adivinar, esta anécdota ocurrió hace cuatro años. Ahora, este “nuevo ministro de Finanzas” ha finalizado su mandato y el país está mucho peor.


Supongo que debe haber miles y miles de casos como estos que han llevado al país heleno a esta situación tan desesperada. Esperemos que por el bien de todos, puedan salvar esta situación o que, al menos, su quiebra no nos arrastre a los demás. Por cierto, y salvando las distancias, ¿no encuentran ciertos paralelismos con algunas “costumbres” españolas?