jueves, 24 de mayo de 2012

España bate el récord de políticos por habitante: 445.568 en total


Solemos quejarnos de que en España tenemos demasiados funcionarios cobrando del erario público y que se tiene que rebajar su número para que empiecen a cuadrar las cuentas en este quebrado país. Me sumo a esas quejas... pero con condiciones:  no es lo mismo pagarle el sueldo a un médico, a un bombero o a un profesor de preescolar, por poner algunos ejemplos de profesionales “que se lo curran”, que a un asesor en una empresa pública, político colocado a dedo por su jefe de partido.

De estos últimos (que en realidad no son funcionarios pues en su vida han tenido que aprobar unas oposiciones ni conocen su oficio) queremos hablar hoy. ¿Saben que de cada 100 personas que ven por la calle, una es un político que está cobrando de nuestros impuestos? Asómbrense: ¡445.568 políticos cobran de las administraciones públicas! En el cuadro adjunto pueden ver un resumen del estudio elaborado para la Presidencia del Gobierno.

Para llegar a esta astronómica cifra se han tenido en cuenta todos los niveles de la administración, así como todo tipo de empresas públicas o participación de fondos públicos, fundaciones, entes, observatorios, consejos, defensores, agencias, direcciones etc. así como los liberados sindicales (65.130) y los patronales (31.210) incluidos al considerarse que realizan funciones de organización política del Estado y sus organizaciones son sufragadas por fondos procedentes de la administración central, las comunidades autónomas y los ayuntamientos.

Queremos hacer dos salvedades a las cifras que les presentamos: hay muchas cantidades redondeadas, es decir, que suponemos que no son exactas sino estimaciones. Y también es de reseñar que de la cifra de concejales (65.896) se deben descontar muchos, sobre todo de poblaciones pequeñas, que no cobran por serlo o que, como mucho, sólo reciben los gastos de sus asistencias a los plenos municipales.

Aun así, las cifras son escandalosas: España tiene 300.000 políticos empleados (por elección o por designación directa en todo tipo de organismos) más que Alemania (país que tiene el doble de la población española) y más del doble que Italia o Francia.

Las cifras se multiplican, sobre todo, en los organismos dependientes de las comunidades autónomas y los ayuntamientos. Ahí es donde nidifican los políticos dedocráticos: empresas municipales de la vivienda, empresas de transporte municipales, observatorios, organismos asesores... en muchas ocasiones se dan casos de asesores que asesoran a otros asesores y así sucesivamente en cuatro ocasiones hasta que llega el asesoramiento a un cargo electo.

Imposible alimentarlos a todos en un país como España. Ahora bien, ¿quién los hará desaparecer? ¿Ellos mismos que son quienes dominan el sistema?

Y para que no digan que siempre estoy quejándome y que no aporto soluciones, ahí va una: nuestra clase política es mediocre, muy mediocre. Difícilmente podrán sacarnos de la crisis personas con escaso bagaje académico y decepcionantes pasos por el mundo real (la empresa privada). Necesitamos profesionales al mando y si para ello hace falta privatizar la clase política, quizás así ganemos en calidad. ¿Nos saldría más caro? Lo dudo. ¿Qué es más caro, pagarle 100 a diez mediocres o 1.000 a un fenómeno que nos saque de la crisis? Contrataciones anuales basadas en concursos abiertos al que opten empresas serias. Si no funciona, se cambia por otra con mejores garantías sin tener que esperar 4 largos años.
(Como pueden comprobar, sigo siendo el mismo optimista de siempre)

Las cifras han sido entresacadas del diario “El aguijón”.