miércoles, 26 de mayo de 2010

Epitafios con sabor en los cementerios españoles



Incluso en uno de los peores momentos de nuestras vidas (cuando estas acaban) existen algunas personas que no pierden su habitual sentido del humor y desean ser recordados tal como fueron: raros, cínicos, extravagantes... y graciosos.


Todo el mundo conoce el célebre epitafio "Perdonen que no me levante" atribuido a Groucho Marx, aunque, parece ser, jamás ha estado grabado en su lápida en el Eden Memorial Park de Los Ángeles. Los que si son reales son los que ha recopilado la periodista Nieves Concostrina en su libro “...Y en polvo te convertirás”, editado por la Esfera de los Libros y basado en una selección de las 1.800 fotografías enviadas por los oyentes del programa de Pepa Fernández “No es un día cualquiera” de Radio Nacional.

La idea no es original, ya que existen iniciativas similares en otros países e incluso en el nuestro, pero ello no es óbice para que podamos “disfrutar” de las últimas ocurrencias de las personas que ya han pasado a mejor vida, así como del “alivio” que demuestran algunos de sus familiares ante la partida del ser “querido”.


El ingenio de los españoles nunca dejará de sorprendernos:

- "Estoy muerto. Enseguida vuelvo". Aparece en el Cementerio de Cistierna (León).
- "Mami, llegaremos muy tarde. Espéranos despierta". Alcobendas (Madrid).
- "Recuerdo de tus padres que nunca te olvidan y mi esposo me olvidó al mes de fallecida". Osuna (Sevilla).
- "Perdone que no asista a su entierro". Águilas (Murcia).
- "Que conste que yo no quería”. Vitoria.
- "Estoy aquí en contra de mi voluntad". Coria (Cáceres).
- "Aquí yaces y haces bien, tú descansas, yo también". Valencia.

Según la escritora, lo que a querido reflejar en su libro es que “hay gente que se marcha de este mundo dejando una señal de humor y consiguen que te pares y le dediques un minuto a un difunto que no conoces de nada". Y no es poco.


El humor de nuestros difuntos es mucho más extenso y no queda completamente reflejado en las líneas de este libro. Si tienen la oportunidad de pasear sin prisas por un camposanto de nuestro país, podrán encontrar otras “joyas” como éstas que hemos encontrado en Internet:

- “Te rogamos señor que lo recibas con el mismo jolgorio con el que nosotros te lo enviamos”.
- “Se acabaron los cuatro días”.
- “Os dije que me encontraba mal”.
- “Por si acaso, y como diría Homer Simpson: Jesús, Alá, Buda, os quiero a todos”.
- “Buen padre, buen esposo, mal electricista casero”.
- “En aquel momento parecía una buena idea”.

Y por último, una frase que se me quedó marcada en la memoria: “¿Que os gustaría que dijeran de vosotros el día de vuestro funeral? Fue una buena persona; era un gran profesional de... Pues yo desearía que exclamaran: ¡Hostias, se mueve!

2 comentarios:

Mente Policromada dijo...

buenísimo! jajaja. ^_^

Anónimo dijo...

"Tú que pasas por aquí
y me ves cadáver feo,
yo me vi cual tú te ves
y te verás cual me veo."

Cementerio de La Guardia (Toledo)