domingo, 16 de mayo de 2010

Urnas funerarias biodegradables: morir ecológicamente



Por una vez, y sin que sirva de precedente, vamos a hacer honor al nombre de nuestro blog: Pasar a mejor vida. A nadie nos gusta hablar del tema, pero la muerte es algo de lo que, al menos de momento, nadie puede huir.
Mi opinión es que las personas no tendríamos que perder el sueño organizando de antemano nuestro propio entierro: ya se encargarán de ello los que se quedan en este mundo, tal y como nosotros nos hemos encargado del entierro de los que han tenido la desgracia de morir antes. Pero tampoco está de más que les dejemos algunas pistas sobre nuestras preferencias al llegar ese fatídico día.

Recientemente se ha celebrado en la ciudad italiana de Bolonia la Exposición Internacional de Arte Funerario, Tanexpo. Una Feria Internacional con las últimas novedades relacionadas con el mundo funerario.

Una de las propuestas que más ha llamado la atención son las denominadas urnas funerarias ecológicas fabricadas por la empresa Limbo –sin duda, un nombre muy oportuno-.
Estas urnas (que como todas las demás sirven para recoger las cenizas del difunto tras su incineración) están realizadas con sal, arena de mar, minerales o fibras vegetales y persiguen que seamos respetuosos con el medio ambiente incluso cuando ya nos estemos aquí.

El funcionamiento, lógicamente, es sencillo: la urna realizada con sal está pensada para los que desean descansar eternamente en el mar. Con el tiempo se deshace esparciendo su contenido en él. Un objetivo similar persigue las realizadas con arena de mar.

Para los que desean que sus cenizas reposen en el monte o en el jardín de su casa, existen otras posibilidades totalmente biodegradables, como las urnas elaboradas con sustrato de orígen orgánico con minerales y aglutinantes vegetales. Estas urnas permiten además sustituir la tapa de cierre por un pequeño árbol para perpetuar la memoria del ser querido.


En fin, no todo tienen que ser ataúdes y nichos funerarios. Existen otras posibilidades más ecológicas, sostenibles y, sin lugar a dudas, más económicas. Y este último punto, seguro que sus descendientes le agradecerán el haberlo tenido en cuenta.

2 comentarios:

NACHO dijo...

Buenos días,

Me parece muy interesante la propuesta. Pocas veces se oye la idea de enterrar tus cenizas y plantar en ellas un árbol, quizás sea porque a los cementerios no les interesa que vayamos sacando las urnas y no las dejemos en sus columbarios (Previo pago del alquiler del mismo). Hay otra empresa totalmente dedicada a soluciones ecológicas para el sector funerario, te permiten elegir entre varios árboles según tus deseos o como te identifiques con ellos. A mi me gustó mucho, trata muy bien el tema, con sensibilidad. Se llama Konalma. www.konalma.com

Anónimo dijo...

:) y pensar ke kuando mis hijos estaban pekeños ( hace 12 años apox.)yo les decia ke me enterraran incinerada en el jardin y plantaran un arbolito ahi n.n ahora eso es realidad! me enkanta la propuesta, ya deje instrucciones n.n