jueves, 24 de enero de 2013

Urdangarín, el Duque “em...Palma...do”



A estas alturas de la historia, ya deben de ser muy pocos los españoles que continúen creyendo en la total inocencia de Don Iñaki Urdangarín, Duque de Palma y yerno de los Reyes de España. Si en un principio se podía creer que los rumores podrían ser malintencionados buscando comprometer la figura del Rey y por extensión del conjunto de la monarquía española, las noticias que, día si y día también, aparecen en todos los medios de comunicación (incluidos los más afines a la monarquía) empiezan a no dejar ningún resquicio a la duda. Y estamos seguros de que si no fuese quien es, ya habría visitado la cárcel o hubiese depositado una fuerte suma en concepto de fianza.

Pero si el asunto ya estaba feo, desde hace unas pocas semanas, las cosas van a peor. A mucho peor. Diego Torres, socio del Duque de Palma en el famoso Instituto Nóos, amenazó en su día con tirar de la manta y vaya si lo está haciendo. Si hace unos días desvelaba el contenido de un correo electrónico en el que aparecía implicada Corinna Zu Sayn-Wittgenstein, la “íntima” amiga del Rey Juan Carlos, ahora aparecen unos nuevos correos que implican a Carlos García Revenga, el secretario personal de las Infantas Doña Elena y Doña Cristina.

Estos e-mails confirman que este buen señor no solo actuó como tesorero de Noos sino que tenía un papel muy activo en la institución asesorando al yerno del Rey. Urdangarín le consultaba y le pedía consejo sobre las propuestas que le llegaban, ya fuesen entrevistas en un canal de televisión de Mallorca, inauguraciones o la revisión protocolaria de una carta enviada a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá. También aparece su nombre en correos de Nóos de septiembre de 2004 sobre la estrategia de comunicación del instituto en el Valencia Summit, que investiga el Juzgado de Instrucción número 3 de Palma. Es más, al parecer, solicitaba expresamente figurar en los escritos con su cargo completo: "Asesor de la Casa de S.M el Rey".

El abogado de Diego Torres se queja en un escrito que, de las cinco personas que formaban la Junta Directiva del Instituto, Urdangarín, Torres y Tejeiro están imputadas y, en cambio, las otras dos, García Revenga y la Infanta Cristina, no lo están. ¿Hasta cuando podrán mantener esta situación desde la Casa Real? ¿El cortafuegos será Iñaki Urdangarín? ¿La Infanta Cristina? ¿O quizá lleguen hasta lo más alto? El tiempo, el ruido mediático y el nivel de hartazgo de los españoles lo dirá.


Pero lo que más nos ha sorprendido de estos correos que hoy se han publicado es la firma que emplea Urdangarín en uno de ellos enviado a García Revenga: "El duque em....Palma...do". ¿Quién decía que Don Iñaki no era gracioso? ¡Qué sagacidad! ¡Qué dominio de la palabra! ¡Qué derroche de simpatía!

Hay españoles que creen que todas las fechoría cometidas (presuntamente) por Urdangarín se deben a la avaricia, al afán de protagonismo y a sentirse intocable como miembro de la Casa Real. Sin descartar ninguna de ellas, yo creo que el principal motivo que le llevó a cometer estas tropelías fue su inteligencia que, visto lo visto, parece más bien escasa.