viernes, 23 de abril de 2010

Tonto del mes (XVI): Evo Morales y los transgénicos

Ha estado a punto de aparecer en esta sección varias veces y al fin lo ha conseguido: declaramos a Don Evo Morales “tonto del mes”.



Se está celebrando en Bolivia una cumbre social para discutir, como no, sobre el cambio climático. Con el nivel de vida de que disfrutan los bolivianos, estoy seguro que el famoso cambio climático es la mayor de sus preocupaciones. Seguro.
En la inauguración de esta cumbre, Evo Morales sacó a relucir su legendaria sabiduría y nos regaló algunas “perlas”:

Empezó hablando de los pollos, ya que según el presidente boliviano, las aves de granja engordadas con hormonas femeninas tienen consecuencias en quien las consume: "Está cargado de hormonas femeninas. Por eso, cuando los hombres comen esos pollos, tienen desviaciones en su ser como hombres". (Espero que lobby gay tome cartas en el asunto: queda bastante claro que les ha llamado “enfermos”).

Su conocimientos sobre la alimentación animal y sus consecuencias no quedaron ahí pues agregó que “por culpa de los pollos y del ganado vacuno criado con hormonas, las niñas desarrollan prematuramente el busto”. (¡Caramba! Si que se fija Don Evo en los pechos de las niñas. En otros países ya le estarían acusando de pederastia. Que vaya con cuidado).

Morales estaba entusiasmado con las risas que partían desde el auditorio, así que continuó con la exposición de sus pensamientos trascendentales; ahora le tocaba el turno a la alopecia: “las consecuencias de comer ese tipo de alimentos es la calvicie. Aunque parezca normal, la calvicie es una enfermedad en Europa. Casi todos son calvos. Y es por las cosas que comen. En 50 años todo el mundo será calvo. En los pueblos indígenas no hay calvos, porque comemos otras cosas” y puso como ejemplo su frondosa cabellera. (Supongo que más de uno preferirá “no tener ni un pelo de tonto” a lucir esos hermosos pelos. Por cierto, ¿la frase no era “dentro de 100 años, todos calvos”?)

No paró ahí; su sapiencia no conoce límites: “las patatas holandesas, a pesar de ser grandes y hermosas, contienen hormonas de pescado. Las diversas variantes de patatas locales se comen incluso con “cáscara”. En cambio, las de fuera se tienen que pelar pues en su cubierta tienen el veneno concentrado”. (Yo conocía la cáscara de los huevos, pero en las patatas... ¿qué clase de patatas cultivan en Bolivia?)


Para acabar, como no, ¡los yanquis son el demonio!: "Todos tomamos Coca-Cola, lamentablemente. En Bolivia es común que los fontaneros la usen para desatascar las tuberías: ¡Imagínense qué químico tendrá la Coca Cola!” Y contó una anécdota propia: “en los años 90, bebí varios vasos (de Coca Cola) quedando muy afectada mi salud, mientras que mis compañeros de mesa ingirieron mucha "chicha" (bebida fermentada de maíz que embriaga) sin problemas”. (Si alguien me demuestra que lo que le pasa a Evo Morales está provocado por la Coca Cola, dejó de tomarla para siempre.)


En fin... tampoco es que nos asombren todas estas afirmaciones. Lo sentimos por los que veían en el mandatario boliviano a un hombre capaz e inteligente, que iba a liberar a su pueblo de todos los males que le aquejaban.
Este es Evo Morales. Así “piensa” el populismo sudamericano.

1 comentario:

LA PSICONAVE dijo...

¡Vamos Evo! ¡Por justicia e igualdad! ¡Abajo la discriminación!
¡Arriba la amistad entre pueblos y la plurinacionalidad! ¡Vas cargado de dignidad y orgullo! ¡Larga vida a Evo Morales!