jueves, 4 de marzo de 2010

Se alquilan viviendas bioclimáticas en Tenerife.




Una interesante propuesta nos llega desde la isla de Tenerife.
Desde hace ya varios años, se viene construyendo una urbanización de 25 viviendas bioclimáticas (cercanas a los terrenos del ITER) por encargo del Cabildo de Tenerife dentro de un proyecto científico para la integración de las energías renovables en la arquitectura.


Ahora que está cercana su inauguración, científicos, técnicos o cualquier colectivo interesado podrá alquilar temporalmente una de estas 25 viviendas bioclimáticas.
Al ser cada vivienda diferente y haber estado cada una proyectada por distintos arquitectos, gracias a estos alquileres temporales se podrá seguir el comportamiento real de cada vivienda y de cada una de las soluciones energéticas y bioclimáticas ideadas por los arquitectos. Se podrán obtener patrones de diseño de edificios en climas cálidos similares al de Canarias, de manera que se diversifiquen los recursos energéticos convencionales y se reduzca el impacto ambiental de la edificación.


Entre las soluciones bioclimáticas adoptadas en los respectivos proyectos, caben destacar las siguientes:

- Sensores para medir temperatura, humedad o circulación del aire.
- Aislamiento térmico para evitar las pérdidas de calor y frío así como la reducción de ruidos del exterior.
- Las viviendas se han construido orientadas al sur aprovechando así toda la energía solar.
- Muros y techos sirven como almacén de calor que luego se transfiere al interior.
- Los espacios de sombra se han construido con paneles fotovoltaicos.


- Se han habilitado fuentes y estanques para favorecer la refrigeración.
- Se integran en el paisaje y utilizan vegetación autóctona.
- Electrodomésticos con máximo nivel de eficiencia, bombillas de bajo consumo, sensores para apagar luces innecesarias, griferías con reducciones de caudal y sistemas de reutilización del agua doméstica para varios usos.
- Generación eléctrica a través de sistemas fotovoltaicos integrados en techos y fachadas, todos conectados a una red común de la urbanización para favorecer la estabilidad del sistema.
- Una planta desaladora por ósmosis inversa y una depuradora que provee de agua doméstica a toda la urbanización.



Un auténtico laboratorio para comprobar el funcionamiento de una urbanización que tiene dos objetivos: autosuficiencia energética y cero emisiones de dióxido de carbono (CO2).
Dejando a un lado el controvertido calentamiento climático, cada vez más puesto en duda, resulta agradable descubrir iniciativas que nos ayuden a mantener limpio nuestro planeta. La pega de estas edificaciones, como siempre, será su precio elevadísimo.
Esperemos que la Comunidad Canaria pueda sacarle pronto partido a esta fortísima inversión.

2 comentarios:

René Asdrúbal dijo...

¿Qué harán para sustituir los coches?

Es un experimento super adelantado.

Construcciones dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.