jueves, 7 de febrero de 2008

EL VELO ISLAMICO Y EL TENIS


La noticia que es portada de la mayoría de los periódicos de hoy es que el parlamento turco ha autorizado, aunque todavía queda una votación, que las mujeres puedan acudir con el velo islámico a la universidad.
A simple vista, la cuestión vista desde un país occidental parece lo más lógico del mundo: cada mujer que haga lo que quiera, las que se lo quieren poner que se lo pongan y las que no, que no lo hagan. Aquí cada una sale a la calle como le da la gana, siempre que no alteren el orden público, visten con pantalones, falda, con tacones altos o con pelo a lo afro y no pasa absolutamente nada. Pero estamos hablando de un país con mayoría islámica y en este tipo de países las cosas no son iguales.

Y si no lo creen que le pregunten a la tenista india Sania Mirza. Esta mujer de 21 años es una de las treinta mejores tensitas del mundo. Su indumentaria es idéntica al resto de las tenistas: camiseta ajustada y minifalda. No lo hace por provocar, simplemente es que al tenis se juega mejor con esta equipación que luciendo manga larga y falda hasta los tobillos. Pues bien, la mejor tensita de la india ha renunciado a jugar el torneo más importante de su país, en Bangalore, para evitar la polémica que surge cada vez que juega ante sus compatriotas. Incluso ha llegado a ser amenazada por algunos clérigos musulmanes conservadores en sus fatuas y en su día ya se la criticó porque jugo el torneo de dobles de Wimbledon junto con un tensita de origen israelí y religión judía. Como si hubiese mentado la soga en casa del ahorcado.
Curiosamente, el resto de tensitas de otras nacionalidades que acuden al torneo no tienen problemas con su vestimenta. Los musulmanes sólo ven pernicioso que una de las suyas vista así. O sea, si quieren pueden ponerse el velo pero cuidado con colocarse la vestimenta de tenista.

Entonces, ¿qué tipo de libertad tienen las mujeres en los países musulmanes? Ninguna. Así que no nos vengan ahora con que las mujeres musulmanas tienen el derecho y la libertad de usar el velo islámico donde quieran, cuando éste es sólo un primer paso hacia la obligatoriedad de su uso. Las mujeres musulmanas viven en un régimen de opresión y falta de libertades (en unos países más que en otros) mientras los países occidentales miran hacia otro lado y algunos hasta aplauden la decisión del parlamento turco.
¿Para cuando nuestros políticos y las organizaciones humanitarias dejaran de mirar hacia países democráticos, como EEUU e Israel, y centraran sus miradas en los derechos humanos de los estados feudales musulmanes, pisoteados un día si y el otro también?
Si tenemos que aliarnos con esta civilización, prefiero quedarme como estoy.

1 comentario:

mery dijo...

Hey! cómo va? encontré tu blog navegando por internet y quería recomendarte una página muy buena que descubrí hace poco. Es sobre negocios e inversiones, con artículos y consejos que te asesoran para que ganes dinero en internet. Asimismo, hay ayuda para negocios pequeños, emprendedores, oportunidades e ideas de negocios.

te dejo el link para que lo chequees: http://dineronegocios.com/

Negocios

que tengas una buena semana!