martes, 12 de febrero de 2008

LA IZQUIERDA, EL NACIONALISMO Y LA ECOLOGIA


Greenpeace acaba de publicar su informe “Contaminación en España” donde se hace un repaso de la situación medioambiental del país.
En el informe se recogen datos del Ministerio de Medio Ambiente que señalan que se producen 16.000 muertes al año en España debido a la contaminación atmosférica (diez veces más que en accidentes de tráfico) y que, según el Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud, 4.000 trabajadores mueren anualmente al estar expuestos a sustancias químicas peligrosas. La industria española produce más de un millón doscientas mil toneladas contaminantes al año y sólo un 30% de la industria cumple con los requisitos de las directrices europeas en esta materia. Datos, todos ellos, que ponen los pelos de punta.
Otro dato que asombra es el de los residuos urbanos, que son el 15% del total. Pues bien, sólo se consigue reciclar el 25% de ellos y el resto va a parar a incineradoras o vertederos. Un autentico fracaso.

También en el informe se reflejan una serie de “puntos negros”, las zonas más contaminadas entre polos químicos, cementeras, incineradoras, refinerías y plataformas petrolíferas y contaminación del transporte marítimo. Y las detallan por comunidades autónomas.
En el total de España hay 98. Las primeras comunidades en el “ranking” son el País Vasco con 25, Cataluña con 19 y Andalucía con 16. A mucha distancia se encuentra Cantabria y Galicia con 5 y el resto con menos.
Es indudable que el País Vasco y Cataluña son las zonas más industrializadas de España y que Andalucía es la región más extensa. Pero, ¿les parece normal que exista esta diferencia? ¿Por qué esta permisividad en estas regiones? No me gusta pensar mal, pero analizando los partidos políticos que han mandado en estas comunidades nos aparece que en el País Vasco siempre han mandado los nacionalistas del PNV, en alguna ocasión en coalición con el PSOE; en Cataluña los mandatarios siempre han sido de CiU excepto en los últimos cinco años que ha alcanzado el poder el PSOE y en Andalucía sólo ha mandado un partido: el PSOE. Y vamos para los treinta años de gobiernos autonómicos.

¿En todo este tiempo no han sido capaces de desarrollar políticas medioambientales que frenen todo este desaguisado? Pues para mí que no les ha interesado. Que una cosa son los discursos “verdes” y otra muy distinta la economía. Este tipo de industrias proporcionan una buena parte del PIB de cada región y por ende de los impuestos que cobran y ¿qué es un político sin un buen presupuesto que le garantice las inversiones y los favores, que hacen que los votantes les mantengan eternamente en el poder?
Y lo peor de todo es que ahora vienen unas elecciones y los políticos se deshacen en promesas para frenar el cambio climático y evitar todos los daños medioambientales al planeta. Después de visto el informe de Greenpeace, se me hace muy cuesta arriba creer que estos partidos van a conseguirlo.