martes, 16 de febrero de 2010

Continúa la “cláusula suelo” en las hipotecas mientras nuestro PIB se hunde.


Actualización: Hoy, a 18 de octubre de 2010, se ha dado el primer paso para la eliminación definitiva de esta abusiva cláusula: Un juez ha dictado sentencia en su contra. Pueden encontrar más información aquí.



Pasan los meses, nuestro gobierno no reacciona y los titulares de hipotecas en España continúan sin poder beneficiarse de las rebajas de los tipos de interés a los que está referenciado su crédito.


En agosto del año pasado, la organización de consumidores FACUA denunció ante el Instituto Nacional del Consumo (INC) del Ministerio de Sanidad y Política Social y el Banco de España, las cláusulas abusivas que aparecían en más de la mitad de las hipotecas firmadas en España, aquellas que en su letra pequeña aparecía una cláusula denominada “suelo” por la que los intereses variables que se abonan a la entidad financiera no podían descender de un cierto porcentaje.

Por mucho que descendiera el Euribor (indicador al que se referencian en España más del 95% de las hipotecas) la cuota a pagar apenas descendía unos pocos euros.


Debido a esa denuncia, en el mes de septiembre, el Senado aprobó una moción del Grupo Parlamentario Popular que recogía las reivindicaciones de FACUA al Gobierno contra las cláusulas suelo abusivas de las hipotecas. La iniciativa aprobada en el Senado exige el cumplimiento del texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios (Real Decreto Legislativo 1/2007 de 16 de noviembre), que establece la exclusión de cláusulas abusivas.
Ha pasado el tiempo y ahora es el Grupo Parlamentario de Izquierda Unida en el Congreso la que, haciéndose eco de las reivindicaciones y análisis de la asociación, solicita al Gobierno que ponga fin a las cláusulas suelo. Esperemos que en esta ocasión, la iniciativa prospere.


¿Cuáles son los efectos de la “cláusula suelo”?
Según un informe presentado por FACUA, la mitad de las hipotecas analizadas contienen esta cláusula abusiva, que oscila entre el 1,25 y el 4,95%.
Si se aplicaran los intereses que figuran en el contrato, el Euribor (que se situó en el 1,232% en enero) más el 1%, un préstamo de 115.000 euros a 23 años supondría una cuota de 533,11 euros mensuales. En el caso de que el titular haya tenido la desgracia de firmar una hipoteca con el 4,95% de suelo, la cuota mensual se eleva a 698,69 euros. Al cabo de un año, la cláusula incrementa la cuota en nada menos que ¡1.986,96 euros!

Los economistas insisten en que la única forma de salir de esta maldita crisis es reactivando el consumo. ¿Se imaginan cuánto se reactivaría si los millones de hipotecados que padecen esta cláusula abusiva pudiesen disponer de 1.000, 1.500 ó 2.000 euros de más al año para poder gastar?

¿Por qué nuestro gobierno mira hacia otro lado y no defiende a los consumidores? ¿Por qué no se decide a reactivar el consumo del país y, por consiguiente, nuestro PIB? ¿Acaso tienen miedo de que sin esos ingresos “extra” algún banco o caja podría quebrar? Muchas preguntas pero, nos tememos, ninguna respuesta.


Si ustedes están metidos de lleno en este engaño, mientras no se prohíba por ley este robo, el único consejo que les podemos ofrecer es que intenten negociar con su banco una rebaja de los intereses y que acudan a alguna de las asociaciones de consumidores donde les podrán asesorar sobre las medidas que pueden tomar.
Que tengan suerte.

2 comentarios:

Montellanero dijo...

Unicaja, emplea en sus hipotecas las denominadas cláusulas abusivas

UNICAJA esta aprovechando esta crisis para hacer su agosto, aplicando las denominadas “cláusulas abusivas”

En el ámbito las hipotecas sobre la vivienda, este tipo de cláusulas pueden generar un sobre coste que en los casos más graves alcanzan los 6.000 euros anuales, aunque de media oscilan entre los 1.200 y los 2.300 euros anuales.

Este tipo de cláusulas incumplen la ley 26/1984, de Defensa de los Consumidores y Usuarios, aunque la sanción continúa por los tribunales a las cláusulas y condiciones abusivas no disuade a la entidad de continuar aplicando este tipo de cláusulas con ilegalidades manifiestas, que incluso fueron denunciadas por el Senado y por unanimidad.

Además es importante revisar todas aquellas comisiones que nos están cobrando, ya que en algunos casos estas sobrepasan los máximos autorizados por el Banco de España.

Si por vía verbal no se soluciona nuestra queja, debemos presentar obligatoriamente reclamación por escrito ante los servicios de Antención al Cliente de UNICAJA. Este paso es obligatorio para reclamar ante instancias superiores si la respuesta que obtenemos por parte de la entidad financiera no es satisfactoria.

Como digo, si después de dos meses, que es el plazo máximo que tiene la entidad financiera para contestar a nuestra reclamación por escrito, la respuesta no es satisfactoria, podremos continuar con nuestra reclamación ante los organismos reguladores de cada área.

Simulador de hipotecas dijo...

Es una verguenza