lunes, 23 de marzo de 2009

Células madre, ¿a favor o en contra?


Los estudios sobre genética siempre han estado envueltos en la polémica. Científicos, políticos, iglesia y la sociedad en general debaten arduamente sobre la conveniencia de la realización de estudios sobre células madre embrionarias, tanto de cordones umbilicales como de embriones sobrantes de la fecundación “in vitro”.
Parece que, poco a poco, la batalla se está decantando por los defensores de estos estudios y, por los resultados que se están obteniendo, la razón se está poniendo de su parte.

Hace pocos días nos encontrábamos con la noticia de que el primer bebé nacido en España seleccionado genéticamente para sanar a su hermano, está cumpliendo con las expectativas depositadas en él.
Javier nació el pasado mes de octubre con la esperanza de poder dar a su hermano Andrés, de siete años y afectado de beta talasemia mayor -un tipo severo de anemia que precisa de continuas transfusiones de sangre-, una oportunidad para seguir con vida.
Dado que Javier fue seleccionado genéticamente para no sufrir la grave enfermedad hereditaria, y como tiene idéntico perfil de histocompatibilidad (HLA) la sangre de su cordón umbilical ha podido utilizarse para realizar un trasplante de médula a su hermano y que éste pueda fabricar células sanguíneas libres del trastorno. Después de un mes y medio, se puede hablar de curación de la enfermedad dado que el niño no necesita someterse a nuevas transfusiones.

El camino a partir de ahora todavía es largo, ya que el pequeño se someterá durante los próximos seis meses a un tratamiento con inmunosupresores y antivirales, pero las primeras noticias no pueden ser más positivas. Del éxito de este tratamiento dependen ilusionados decenas de padres en toda España que solicitaron en su día permiso para realizar esta misma operación a la Comisión Nacional de Reproducción Asistida. De que Andrés continúe mejorando depende la vida de sus hijos.

La otra noticia nos llega desde Gran Bretaña. Científicos británicos quieren ser los primeros en producir cantidades ilimitadas de sangre sintética a partir de células madre embrionarias para su uso en transfusiones de emergencia y sin riesgo de infección para el paciente.
Actualmente, las transfusiones dependen de las donaciones que efectúa la gente, la mayoría de las veces de forma altruista. Sin embargo, casi nunca son suficientes y, en todo caso, siempre existe la dificultad de no tener suficientes existencias de todos los grupos sanguíneos.

Para solucionar este problema, los científicos estudiarán los embriones humanos sobrantes de la fecundación 'in vitro' y tratarán de encontrar los genéticamente programados para desarrollar sangre del grupo O negativo, que puede transfundirse a cualquier persona sin temor a rechazos (donante universal).

Ese grupo sanguíneo es relativamente raro y muy buscado (sólo lo posee el 7% de la población). Según sus expectativas, los científicos podrían producirlo en cantidades ilimitadas a partir de células madre por la capacidad que tienen éstas de desarrollarse indefinidamente en el laboratorio, consiguiendo que las células embrionarias se conviertan en glóbulos rojos portadores de oxígeno para transfusiones de urgencia.
Además, se conseguiría un doble objetivo ya que esa sangre no presentaría ningún riesgo de infección por el virus del sida, la hepatitis o la variante humana de la enfermedad de las "vacas locas".

Parece que la posibilidad de conseguir este fenomenal avance médico es muy grande, ya que científicos de otros países, entre ellos Suecia, Francia y Australia, están también trabajando en el desarrollo de sangre a partir de células embrionarias.

La elección de Barack Obama como Presidente de los Estados Unidos puede darle un gran impulso a todos estos estudios relacionados con las células embrionarias ya que su administración es partidaria de este tipo de investigaciones (oponiéndose a la anterior política restrictiva del Presidente Bush).

Como decíamos al principio, noticias (o realidades) muy esperanzadoras. Esperemos que impere la conducta ética y que todos estos hallazgos se destinen a causas “nobles” y no sirvan sólo para el enriquecimiento de unos pocos o para saciar los “caprichos” genéticos (altura, color de ojos, etc.) de otros. Y que no se destruya vida sino que se mejore.
Pero bueno, para eso pagamos a nuestros legisladores, para que empleen el sentido común.

3 comentarios:

Agustín dijo...

Todos nos alegramos del nacimiento de Javier y de la curación de su hermano Andrés. Es muy comprensible el gozo de los padres, amplificado por la exposición de su caso ante la opinión pública.
Desgraciadamente, para que esto haya ocurrido ha sido necesario crear 16 (o 32, según las fuentes) embriones, a los que se les ha sometido a controles de calidad hasta dar con el idóneo.
La ciencia no admnite dudas: El ser humano comienza a existir en el momento de la fecundación. No es una ideología ni una opinión: Es una certeza científica. Por tanto, se han generado seres humanos, hermanos de Javier, que después han sido desechados. Este es el punto oscuro de toda esta historia, que pocos quieren reconocer.
Desde un punto de vista simplemente de respeto a la dignidad de la persona, me parece que es muy grave que unos seres humanos sean utilizados en favor de otros. Esto creía que se había superado tras la II Guerra Mundial y la Declaración universal de los Derechos Humanos.

Sermau dijo...

Muchas gracias por leernos y por hacernos llegar su opinión. Todos los comentarios son siempre bienvenidos.
Estoy de acuerdo con usted en que científicamente el ser humano existe tras la fecundación. No me cabe ninguna duda. Sin embargo, la pregunta es otra: ¿a la hora de elegir, a quién salvamos: a un niño de siete años o a varios embriones en sus primeras etapas?
Ojala se pudiesen salvar todos, pero...
Dejo la pregunta en el aire para que los lectores nos puedan dar su opinión.

jon dijo...

yo opino que el de 7 años porque cualquiera en dicha situacion salvaria a dicho individuo aunque quisiera salvar a los teniendo el mismo derecho.

saludos

me encanta tu blog lo veo todos los dias estoy enganchadisisimo
un abrazo y espero q estes bien